fbpx
Cultura y Artes

Una emocionante vuelta al terror llena de diversión.

Misterio en Venecia es la tercera entrega de la franquicia de adaptaciones de las novelas de Agatha Christie, protagonizadas por Kenneth Branagh como el famoso detective Hercules Poirot. En esta ocasión, el filme introduce un giro al terror y se sitúa en la posguerra en la hermosa ciudad de los canales.

En la película, Poirot, que ahora está retirado, recibe numerosas visitas de ciudadanos deseosos de resolver sus casos, pero siempre los ignora. Sin embargo, cuando una escritora amiga suya le propone ir a una sesión de espiritismo en un palacio veneciano, todo se tuerce y Poirot se ve obligado a ejercer nuevamente como detective.

Aunque Kenneth Branagh logra salir indemne y entretenido en su papel de Hercules Poirot, el filme no logra alcanzar la excelencia que prometía. A pesar de su ritmo rápido y su entorno inigualable, la película carece de la chispa y el ingenio que se esperaría de un proyecto de esta envergadura.

En las entregas anteriores, Branagh se había apegado en gran medida al material de partida de las novelas de Christie, pero en Misterio en Venecia se han realizado cambios significativos. La narrativa ya no es tan lineal, sino que se disecciona por capas, llegando incluso a olvidar el objetivo inicial del caso en favor de nuevas circunstancias. Aunque esto podría haber funcionado bien en un whodunit sofisticado, en esta película las pistas se plantean demasiado rápido y no hay tiempo para elaborar teorías.

Sin embargo, el salto al género del terror le sienta bien a la película. A pesar de no ser innovadora, la estilización y los efectos visuales logran crear un ambiente inquietante y aterrador. La ciudad de Venecia, con su belleza y su inestabilidad, es el escenario perfecto para esta historia.

Te puede interesar:  'Reino del Planeta de los Simios' | Anatomía de una escena

A nivel artístico, el presupuesto de la película está mejor empleado que en entregas anteriores, pero el reparto, aunque de lujo, no logra destacar debido a la falta de una dirección distintiva. A pesar de todo, el filme cumple con los objetivos marcados y logra entretener, pero se queda lejos de alcanzar su verdadero potencial.

En definitiva, Misterio en Venecia es una película entretenida y su viraje al terror es refrescante, pero no logra destacar debido a su falta de originalidad y convencionalismos. A pesar de ello, el filme asegura la renovación para una cuarta aventura de Hercules Poirot.

ULTIMA FUENTE

Somos un sitio web de noticias nacionales e internacionales que tiene como objetivo proporcionar información precisa, confiable y actualizada sobre una amplia variedad de temas. Nuestro enfoque principal es brindar a nuestros lectores una visión completa de los acontecimientos más relevantes que ocurren tanto en México como en el resto del mundo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

No cuentas con el permiso para copiar el contenido de la web.