fbpx
Cultura y Artes

¿Se usaban los cenotes para sacrificios?

El verdadero significado de los cenotes para los antiguos mayas está envuelto en un misterio. ¿Eran sagrados? ¿Se utilizaban para rituales? ¿Recibieron sacrificios humanos?

Debajo de las tranquilas y cristalinas aguas de este red interconectada de sumideros naturales, evidencia espantosa apunta hacia un pasado sagrado. Para unir las piezas del rompecabezas, los investigadores se sumergen en las profundidades del inframundo maya, conocido como Xibalbá, para revelar los secretos de esta fascinante civilización.

Una cabeza tallada en la piedra de un cenote cerca de Chichén Itzá. (Foto Marcos Viales)

Miles de cenotes salpican la Península de Yucatán, pero muchos están inexplorados y probablemente todavía contienen claves que podrían desbloquear conocimientos perdidos a través de los siglos. Sin embargo, un sitio arqueológico crítico que proporciona algunas respuestas es el Cenote Sagrado de Chichén Itzá. Durante décadas, los científicos han descubierto restos que continúan arrojando luz sobre una historia a la que le faltan muchas partes.

Las aguas de 14 metros de profundidad del Cenote Sagrado son el lugar de descanso final de más de 200 víctimas de sacrificios rituales hace unos 1000 años. Casi la mitad eran niños, con un promedio de entre cuatro y seis años. Había menos mujeres que hombres, lo que rompe el mito sobre el falso sacrificio desenfrenado de mujeres vírgenes sugerido por fuentes coloniales españolas. Sin embargo, prácticamente todos los cráneos y otros restos óseos se encontraron con diversos grados de mutilación, lo que prácticamente certifica que el Cenote Sagrado es un lugar de sacrificios prolífico.

La arena en polvo en su base estaba curiosamente cubierta de un tinte azul, que luego se descubrió que se había desprendido de cuerpos humanos y otras ofrendas. El pigmento, conocido como azul maya, fue elaborado y utilizado principalmente por las culturas mesoamericanas durante un período que se extendió aproximadamente desde el siglo VIII hasta poco después de mediados del siglo XIX. Fantásticos murales precolombinos y fragmentos de cerámica descubiertos alrededor de sitios arqueológicos muestran evidencia de que el color era exclusivo de los dioses o de aquellos elegidos para el sacrificio ritual. Además, los estudios muestran que los mayas solían aplicar el venerado pigmento al representar a Cháak, el dios de la lluvia que vivía en el inframundo de los cenotes.

Te puede interesar:  El proyecto de ley de protección de la FIV de Alabama reabrirá clínicas pero limitará los derechos de los pacientes

En 2019, el arqueólogo estadounidense T. Douglas Price y dos coautores publicaron un estudio innovador en cráneos del Cenote Sagrado mostró que los sacrificios humanos “procedían de todas partes de México”. Según el trabajo de investigación, la ciudad maya era un centro ceremonial que incluía rituales violentos con mutilaciones, desarticulaciones y métodos de exhibición pública.

Los arqueólogos han descubierto una amplia gama de artefactos en el fondo del Cenote Sagrado de Chichén Itzá. (Foto Marcos Viales)

“Cientos de personas fueron ejecutadas ritualmente y sus cuerpos arrojados a las aguas del Cenote Sagrado de Chichén”, escriben Price y sus coautores. “La ciudad antigua fue una de las más importantes del área maya, pero sus orígenes e historia son poco conocidos. Una cuestión importante se refiere a los orígenes de los pueblos que fundaron y luego ampliaron la antigua ciudad”.

Los autores dicen que se desconoce si todas las víctimas de los sacrificios residían en Chichén Itzá, pero los orígenes sugeridos probablemente reflejan patrones de movimiento de población.

“Había redes sociales entre Chichén Itzá y regiones vecinas y lejanas”, escriben. “Varias líneas de evidencia apuntan a lugares en Yucatán, a lo largo de la Costa del Golfo, América Central o incluso en el Altiplano Central de México”.

Otro artículo que hace referencia al estudio de T. Douglas Price señaló “que muchos huesos parecían erosionados, como si hubieran sido exhibidos y expuestos a los elementos antes de ser arrojados al cenote. Algunos cráneos también tenían agujeros a ambos lados cerca de la sien que sólo podrían haber sido hechos con una herramienta de percusión”.

El análisis científico de esqueletos encontrados en el fondo del Cenote Sagrado de Chichén Itzá podría dar respuestas. (Foto Marcos Viales)

Este estudio colaborativo refuerza la teoría de que la influencia maya del Posclásico fue más amplia y extendida en Mesoamérica de lo que se percibió inicialmente. Los restos y artefactos dragados del Cenote Sagrado se exhiben en el Museo Peabody de la Universidad de Harvard y el Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México.

Te puede interesar:  Harvey Weinstein y los límites de 'Ella dijo, ella dijo, ella dijo'

Un cenote era considerado el reino de poderosos espíritus guardianes que protegían a los humanos, pero también era considerado la única fuente responsable de la lluvia que daba vida. Aún se realizan rituales con ofrendas a los mismos espíritus responsables de la lluvia que daba buenas cosechas a sus antepasados. El Cenote Sagrado de Chichén Itzá no es el único cenote que contiene secretos que explican la complejidad de las antiguas civilizaciones de México. Las profundidades del inframundo de Xibalbá, a las que se accede desde miles de cuevas verticales únicas alrededor de Yucatán, contienen más respuestas aún por descubrir.

Mark Viales escribe para Diario de Noticias de México.

ULTIMA FUENTE

Somos un sitio web de noticias nacionales e internacionales que tiene como objetivo proporcionar información precisa, confiable y actualizada sobre una amplia variedad de temas. Nuestro enfoque principal es brindar a nuestros lectores una visión completa de los acontecimientos más relevantes que ocurren tanto en México como en el resto del mundo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

No cuentas con el permiso para copiar el contenido de la web.