fbpx
Cultura y Artes

¿Quién es la Santa Muerte y por qué millones de personas la siguen?

Con una guadaña, una túnica larga y una mirada penetrante, esta figura se parece mucho al ícono de Grim Reaper que conocemos de películas, libros y otros medios. Sin embargo, esta versión es más: es una religión y una división en la forma en que los mexicanos ven la muerte.

Con el nombre de Santa Muerte —que puede traducirse como “Santa Muerte” o “Santa Muerte”— la figura se considera femenina, no masculina. Los nombres alternativos incluyen La Niña Blanca, La Flaquita (pequeña y delgada) y quizás lo más interesante, La Virgen de los Olvidados.

Una gigantesca imagen de la Santa Muerte domina el Templo de la Santa Muerte en Tultitlán, Estado de México. (Angie/Wikimedia Commons)

El profesor de estudios religiosos R. Andrew Chestnut de la Virginia Commonwealth University, autor de “Devoted to Death: Sante Muerte, the Skeleton Saint”, publicado por Oxford University Press, dice que la Santa Muerte tiene 12 millones de seguidores solo en México, y está ganando seguidores rápidamente. en los Estados Unidos y en otras partes de América Latina.

Su popularidad en México puede no parecer extraña para un país famoso por el Día de Muertos, pero la existencia de la Santa Muerte es, no obstante, controvertida.

La “Zona Cero” de la Santa Muerte es sin duda la Ciudad de México, más específicamente el barrio de Tepito, ejemplo por excelencia de barrio rudo mexicano.

Hace poco más de dos décadas, una mujer llamada Enriqueta Romero, mejor conocida como Doña Queta, decidió hacer pública su fe en la Santa Muerte y le erigió un santuario frente a su casa en Tepito, como testamento y como lugar para la fiel a reunir.

enriqueta romero
Enriqueta Romero, mejor conocida como Doña Queta, hizo lo que se cree que es el primer santuario público a la Santa Muerte, en su casa en la Ciudad de México. Hoy, miles de fieles se congregan mensualmente en el santuario para celebrar la “misa”. (damián quiroga/Universidad Nacional de Colombia-Bógota)

Hoy, el primero de cada mes, miles de fieles se reúnen en las calles alrededor de la casa para acercarse al santuario, a menudo llevando sus propias estatuas de la Santa Muerte en una miríada de colores y tamaños y con sus propios atavíos.

Desde entonces, los santuarios a la Santa Muerte han proliferado en todos los barrios pobres de la Ciudad de México, incluidos otros en Tepito. Algunos son notables por derecho propio, como el del barrio Doctores, donde la Santa Muerte comparte espacio con el “narcosanto” Jesús Malverde. En la ciudad contigua de Tultitlán, hay una templo de la santa muerte con una imagen de 22 metros de altura.

Te puede interesar:  El destino de Ronald Wayne, el fundador "olvidado" de Apple quien dejó pasar una oportunidad millonaria por 800 dólares.

Fuera de la capital, uno de los sitios más interesantes de la Santa Muerte es un complejo de “iglesia” y museo aparentemente fuera de lugar en las afueras de Pátzcuaro, Michoacán, en el pueblo de Santa Ana Chapitiro. Atrae a peregrinos de todo Michoacán y más allá.

La Santa Muerte parece haber estallado de la nada. Doña Queta afirma que la fe se remonta a generaciones, pero que los fieles tuvieron que mantenerse ocultos hasta hace unos 20 o 30 años. Ni sus practicantes ni académicos están de acuerdo sobre su origen o historia.

Creyente en el santuario de Tepito a la Santa Muerte
Un creyente toca el vidrio del santuario de Enriqueta Romero en Tepito, buscando una bendición. (Leigh Thelmadatter)

La mayoría está de acuerdo en que se trata de un sincretismo de las creencias mesoamericanas y católicas, a veces con elementos de las religiones afrocaribeñas. Las historias populares lo atribuyen a un curandero/brujo del este de México (algunos dicen Puebla, otros Veracruz) que vivió en algún momento del siglo XIX o XX.

La imaginería esquelética ha jugado un papel importante en la cultura de México desde el período mesoamericano hasta el presente, desde Mictlantecuhtli (dios del inframundo) hasta San Pascualito Rey (todavía venerado en Chiapas) y La Catrina. Algunos académicos sitúan el origen de la Santa Muerte en Veracruz por su historia de culto a los esqueletos. Pero no hay documentación para probar el linaje, solo semejanzas tentadoras.

Sin embargo, la Santa Muerte de hoy en día es casi una réplica exacta de la personificación occidental de la muerte, y sus rituales son casi los mismos que los que se ofrecen a cualquier santo “normal”: rosarios, peregrinaciones, ofrendas e incluso la práctica de acercarse al santuario en Tepito de rodillas (un acto de piedad y humildad asociado con la Virgen de Guadalupe).

Las diferencias son sutiles, como las ofrendas de cigarrillos y alcohol y otras indicaciones de la vida dura que vive la mayoría de los creyentes.

Te puede interesar:  Imagenes iniciales de Punisher en 'Daredevil: Nacido de Nuevo'
Motociclista en la Ciudad de México con chaqueta de la Santa Muerte
Un motociclista con la imagen de la Santa Muerte en un evento de motocicletas en la Ciudad de México. El atractivo más fuerte del ícono es para aquellos que viven al margen de la sociedad. (Alejandro Linares García/Wikimedia Commons)

Además, la religión está evolucionando y diversificándose rápidamente sin un canon central. Su “día patronal” puede ser el 1 de agosto, el 15 de agosto e incluso el 13 de diciembre.

Las trampas del catolicismo involucradas son una de las razones por las que el Vaticano condena repetidamente a la Santa Muerte, afirmando en términos inequívocos que es satánica y está asociada con la magia negra. Pero la mayoría de los fieles no consideran el uso de los rituales católicos como una burla, ni consideran la figura como una personificación del mal.

El otro problema es su fuerte asociación con el crimen (a menudo organizado) y aquellos que viven con la violencia todos los días. Romero reconoce que muchos frente a su casa son delincuentes.

“No me involucro en sus vidas”, dice ella. “¿Hay ladrones que rezan? Sí, todos están aquí, y no me corresponde a mí juzgar”.

Santuario a la Santa Muerte realizado por Enriqueta Romero
Creyentes en el santuario de Romero. (Damián Quiroga/Universidad Nacional de Colombia-Bógota)

ella enfatiza que hay gente buena que cree en ella al igual que delincuentes y que no deben ser juzgados por las acciones de los demás.

Pero quizás el mayor desafío de la Santa Muerte para la Iglesia es su metafísica: el cristianismo esencialmente exhorta a sus seguidores a evitar el mundo y concentrarse en una recompensa que se encuentra después de la muerte. El tiempo en la tierra debe dedicarse a “estar bien con Dios” para que cuando muramos, podamos disfrutar lo que la vida nos negó.

Pero muchos de los seguidores de la Santa Muerte se ven atrapados en una realidad que no les permitirá acercarse a Dios, sobre todo porque la Iglesia se exige ser intercesora. Así estos fieles son “olvidados” por la Iglesia, seguros sólo de la muerte, no de la redención. En su lugar, piensan que es mejor que se concentren en las necesidades y los deseos de hoy porque tal vez puedan obtener un pequeño favor aquí y allá, en lugar de una gran recompensa al final.

Te puede interesar:  ¿Por qué Tim Burton tardó tanto tiempo en hacer Beetlejuice 2?
Votivos de la Santa Muerte en el supermercado de Washington DC
Votivo de la Santa Muerte en un supermercado de Washington DC. Los fieles de México han llevado su creencia a donde van, tanto al norte de los EE. UU. como al sur de otros países de América Latina. (T.Carter Ross)

La Santa Muerte es inclusiva ya que la Muerte no discrimina. Ella “escuchará” peticiones de “cosas difíciles” (crimen), pero también apela a los policías, que también lidian con el crimen y la violencia todos los días. Incluso atrae a algunas de las clases altas de México, que viven con la realidad de ser víctimas de secuestro y extorsión.

Para Tepito, la Santa Muerte no es parte de la identidad de la comunidad, y Romero considera que los intentos de devolver la fe en ella a la religión tradicional son “invasivos”.

“El otro día vino un gringo a gritarnos sobre la ‘verdadera fe’”, dijo, y agregó algo impublicable sobre cómo echaron al invasor.

Y no todos los mexicanos están enamorados de esta “nueva” relación con la Muerte, muchos siguen siendo católicos, o al menos ven a la Iglesia como parte de su identidad. En 2022, un hombre en Ciudad Victoria, Tamaulipas, llegó al punto de incendiar un santuario de la Santa Muerte, afirmando que estaba actuando “bajo las órdenes de Dios”.

Pero para muchos creyentes, la Santa Muerte es un consuelo frente a las duras realidades de la vida en los márgenes de la sociedad mexicana, donde la promesa de la religión dominante de una recompensa celestial por el buen comportamiento se rompe entre una serie de contradicciones.

No sé a dónde vamos después de morir”, dice Romero. “Mi fe me ayuda a sobrevivir hoy. Yo si creo en Dios tanto como en mi Flaca. Si llega mañana, bueno, es otro día, y eso es una recompensa”.

Leigh Thelmadatter llegó a México hace más de 20 años y se enamoró de la tierra y la cultura en particular de sus artesanías y arte. ella es la autora de Cartonería Mexicana: Papel, Pasta y Fiesta (Schiffer 2019). Su columna de cultura aparece regularmente en Diario de noticias de México.

ULTIMA FUENTE

Somos un sitio web de noticias nacionales e internacionales que tiene como objetivo proporcionar información precisa, confiable y actualizada sobre una amplia variedad de temas. Nuestro enfoque principal es brindar a nuestros lectores una visión completa de los acontecimientos más relevantes que ocurren tanto en México como en el resto del mundo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

No cuentas con el permiso para copiar el contenido de la web.