fbpx
Opinión

Los controles y contrapesos son para los perdedores

En las últimas semanas, hemos tenido una idea bastante clara de lo que haría Donald Trump si tuviera una segunda oportunidad en la Casa Blanca. Y no es exageración ni hipérbole decir que se parece muchísimo a un conjunto de propuestas destinadas a darle al ex presidente el poder y la autoridad sin control de un hombre fuerte.

Trump purgaría el gobierno federal de tantos funcionarios públicos como fuera posible. En su lugar, él instalar un ejército de leales políticos e ideológicos cuya lealtad a los intereses de Trump estaría muy por encima de su compromiso con el estado de derecho o la Constitución.

Con la ayuda de estos aliados sin escrúpulos, Trump planea poner al Departamento de Justicia en contra de sus oponentes políticos, procesando a sus críticos y rivales. Utilizaría al ejército para aplastar las protestas en virtud de la Ley de Insurrección (lo que esperaba hacer durante el verano de 2020) y volvería el poder del gobierno federal contra sus supuestos enemigos. “Si soy presidente y veo a alguien a quien le está yendo bien y me está golpeando muy mal, le digo: ‘Baja y acusalo’. Estarían fuera del negocio. Estarían fuera de las elecciones”, Trump dijo en una entrevista reciente en la cadena en español Univisión.

Como escribió el ex presidente en un inquietante y autoritario mensaje a sus seguidores en el Día de los Veteranos (haciéndose eco de un discurso que pronunció ese mismo día ante sus seguidores en New Hampshire): “Les prometemos que extirparemos a los comunistas, marxistas y Fascistas y matones de la izquierda radical que viven como alimañas dentro de los confines de nuestro país, mienten, roban y hacen trampa en las elecciones, y harán todo lo posible, ya sea legal o ilegalmente, para destruir a Estados Unidos y el sueño americano”.

Te puede interesar:  Las muertes infantiles por emaciación son previsibles y evitables

Trump también tiene otros planes. Como informaron varios de mis colegas del Times la semana pasada, espera instituir un programa de detención y deportación masiva de inmigrantes indocumentados. Sus asesores ya han elaborado planes para nuevos centros de detención en la frontera entre Estados Unidos y México, donde cualquier persona sospechosa de haber ingresado ilegalmente sería retenida hasta que las autoridades hayan establecido su estatus migratorio. Dada la retórica del ex presidente atacando a los enemigos políticos y otros grupos supuestamente indeseables como las personas sin hogar… Trump ha dicho que el gobierno debería “sacar” a los estadounidenses sin hogar y ponerlos en tiendas de campaña en “grandes parcelas de tierra baratas en las afueras de las ciudades”; hay pocas dudas de que algunos ciudadanos estadounidenses se encontrarían en estos grandes y extensos campamentos.

En este esfuerzo por librar a Estados Unidos de tantos inmigrantes como sea posible se incluye una propuesta para atacar a las personas que están aquí legalmente (como titulares de tarjetas verdes o personas con visas de estudiantes) que albergan supuestas “simpatías yihadistas” o defienden puntos de vista considerados antiestadounidenses. Trump también tiene la intención de eludir la Enmienda 14 para poder poner fin a la ciudadanía por nacimiento para los hijos de inmigrantes no autorizados.

En el pasado, Trump ha hecho gestos de buscar un tercer mandato después de cumplir un segundo mandato de cuatro años en la Casa Blanca. “Vamos a ganar cuatro años más” Trump dijo durante su campaña de 2020. “Y luego de eso, estaremos otros cuatro años más porque espiaron mi campaña. Deberíamos rehacerlo en cuatro años”. Esto también violaría la Constitución, pero entonces, en un mundo en el que Trump se sale con la suya con su agenda autoritaria, la Constitución –y el Estado de derecho– ya serían letra muerta.

Te puede interesar:  Cuando la salud pública pierde al público

Podría ser tentador descartar la retórica y los planes del ex presidente considerándolos bromas o desvaríos de un lunático que eventualmente podría terminar en la cárcel. Pero para tomar prestada una frase muy usada, es importante tomar las palabras tanto de los presidentes como de los candidatos presidenciales tanto en serio como literalmente.

Pueden fracasar (de hecho, a menudo lo hacen), pero los presidentes intentan cumplir sus promesas de campaña y actuar de acuerdo con sus planes de campaña. En una reprimenda a quienes nos instaron a no tomarlo literalmente en 2016, vimos a Trump intentar hacer lo que dijo que haría durante su primer mandato. Dijo que “construiría un muro” y trató de construir un muro. Dijo que intentaría mantener a los musulmanes fuera del país, y trató de mantener a los musulmanes fuera del país. Dijo que haría todo lo que pudiera para restringir la inmigración desde México, e hizo todo lo que pudo, y algo más, para restringir la inmigración desde México.

Incluso sugirió, en el período previo a las elecciones presidenciales de 2016, que rechazaría una derrota electoral. Cuatro años después, perdió su candidatura a la reelección. Sabemos lo que pasó después.

Además de las palabras de Trump, que deberíamos tratar como una guía confiable de sus acciones, deseos y preocupaciones, tenemos a sus aliados, que son tan abiertos en su desprecio por la democracia como lo es Trump. Instalados en instituciones como la Fundación Heritage y el Instituto Claremont, los aliados políticos e ideológicos de Trump no han ocultado su deseo de instalar a un César reaccionario a la cabeza del Estado estadounidense. Como señaló Damon Linker en su ensayo sobre estas cifras para la sección de Opinión, existen para dar “a las élites republicanas permiso y aliento para hacer cosas que hace apenas unos años se habrían considerado impensables”.

Te puede interesar:  Las consecuencias de una renuncia en Harvard

Los estadounidenses están obsesionados con los significados ocultos y las revelaciones secretas. Esta es la razón por la que muchos de nosotros nos cautivamos con las memorias reveladoras de agentes políticos o materiales históricos como las cintas de Nixon. A menudo prestamos más atención a aquellas cosas que están ocultas a la vista. Pero la verdad mundana de la política estadounidense es que mucho de lo que queremos saber está a la vista. No es necesario buscar mucho ni buscarlo; Sólo tienes que escuchar.

Y Donald Trump nos está diciendo, alto y claro, que quiere acabar con la democracia estadounidense tal como la conocemos.

ULTIMA FUENTE

Somos un sitio web de noticias nacionales e internacionales que tiene como objetivo proporcionar información precisa, confiable y actualizada sobre una amplia variedad de temas. Nuestro enfoque principal es brindar a nuestros lectores una visión completa de los acontecimientos más relevantes que ocurren tanto en México como en el resto del mundo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba