fbpx
México

La industria automotriz de México se prepara para el impacto de la huelga de trabajadores automotrices en EE.UU.

La huelga de los trabajadores automotrices de los “Tres Grandes” que comenzó el viernes en plantas de ensamblaje en Estados Unidos podría tener un gran impacto en México, particularmente en los estados del norte donde se fabrican autopartes para la exportación.

El sitio web Mexico Business News informó que si la huelga entre los empleados de Ford, General Motors y la matriz de Chrysler, Stellantis, se mantiene, el sector automotriz de México podría enfrentar pérdidas mensuales de hasta 2 mil millones de dólares. “La industria automotriz mexicana está muy preocupada”, admitió Raúl Moreno, que dirige una consultora en la industria automotriz.

Los trabajadores automotrices de las “Tres Grandes” compañías automotrices están en huelga en todo Estados Unidos, lo que tendrá impactos inmediatos en las operaciones al sur de la frontera. (@UWA/X)

Sólo en el estado fronterizo de Coahuila, en la frontera norte, la industria de exportación automotriz genera 65.000 puestos de trabajo en la fabricación de faros, tanques de gasolina, interiores de automóviles, paneles de puertas, bolsas de aire y otros componentes.

Sergio Aguilar, presidente de la Asociación de Industriales y Empresarios de Ramos Arizpe, que representa a maquiladoras y manufactureras de Coahuila, estimó que alrededor del 10%, o 6 mil 500 empleos, se verán afectados por la huelga.

“Aprendimos de experiencias pasadas y ahora estamos completamente preparados”, dijo Aguilar, en alusión a una huelga de 40 días en 2019 por parte del United Auto Workers (UAW) en las plantas de ensamblaje de General Motors (GM) en EE.UU.

A partir de esa experiencia, y también durante toda la pandemia, los ensambladores mexicanos adquirieron conocimientos sobre cómo gestionar eficazmente los inventarios e implementar medidas para mitigar las interrupciones.

Las plantas automotrices de GM, Ford y Stellantis en México pueden evitar el cierre total ofreciendo capacitaciones, realizando reparaciones y realizando mantenimiento en las fábricas. (Autoridad de GM)

GM y Stellantis tienen plantas en Ramos Arizpe, un municipio de Coahuila a menos de 50 millas de Monterrey, Nuevo León. Ford tiene una fábrica de motores en la zona industrial de la ciudad de Chihuahua.

Te puede interesar:  Renán Barrera advierte que Morena representa un riesgo para nuestra seguridad.

“La planta de Ford en Chihuahua se verá muy afectada porque traen motores fabricados en Estados Unidos para el ensamblaje final”, dijo Aguilar. “Si no tienen estos motores, tendrán que cerrar la planta”.

Reuters citó una declaración de GM el viernes al informar que las plantas de GM en México “seguirán operando con normalidad”.

Pero muchas empresas en México recurrirán a “enviar a sus empleados de vacaciones”, dijo Aguilar, o reducir los turnos de trabajo para evitar la acumulación de inventario que quedaría sin usar en Estados Unidos.

El nearshoring a México y los bajos salarios son los temas candentes que rodean la huelga del UAW. (@UAW/X)

Datos recientes muestran un aumento continuo, en tres meses, de las ventas de autopartes de México en el exterior. En el primer semestre de este año, México superó a China como principal socio comercial de Estados Unidos.

Aguilar citó datos que se remontan a 1970 que sugieren que la duración promedio de este tipo de huelgas es de 10 semanas. Según Moreno, “México comenzaría a sentir el impacto ya en la tercera semana”.

La Industria Nacional de Autopartes (INA), grupo que representa a los fabricantes mexicanos, pronostica que la huelga causará un golpe de 76 millones de dólares al sector de autopartes en México en sólo la primera semana.

En caso de que se produzca una reducción de horas de los empleados, el INA dijo en un comunicado que apoyará a sus fabricantes para que utilicen el tiempo extra para formación, especialmente “en nuevas tecnologías como la electromovilidad”, o para realizar reparaciones y mantenimiento en el montaje. líneas.

La planta de Ford en la ciudad de Chihuahua podría cerrar completamente durante la huelga porque depende de las importaciones estadounidenses de motores Ford para funcionar. (Autoridad Ford)

Jaime Guerra Pérez, vicepresidente ejecutivo de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (CANACINTRA) y ex ministro de Economía de Coahuila, dijo que es preocupante la precariedad del sistema “justo a tiempo” de la industria automotriz.

Te puede interesar:  Mijes propone invertir en la protección del medio ambiente

La industria depende de un inventario mínimo y de una producción oportuna, y si cesara la fabricación en las plantas estadounidenses, la cadena de suministro se paralizaría. Sin embargo, Guerra Pérez sí dijo que algunas fábricas de autopartes, particularmente en Coahuila, exportan a países además de Estados Unidos.

Según un estudio reciente de Anderson Economic Group (AEG), una huelga de 10 días en las plantas de Ford Motor, GM y Stellantis supondría un golpe de 5.000 millones de dólares a la economía estadounidense. “El impacto podría ser brutal”, dijo Moreno, “así que no creo que lo dejen durar mucho”.

con informes de El País, Noticias de Negocios de México, Reuters y Forbes

ULTIMA FUENTE

Somos un sitio web de noticias nacionales e internacionales que tiene como objetivo proporcionar información precisa, confiable y actualizada sobre una amplia variedad de temas. Nuestro enfoque principal es brindar a nuestros lectores una visión completa de los acontecimientos más relevantes que ocurren tanto en México como en el resto del mundo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

No cuentas con el permiso para copiar el contenido de la web.