fbpx
Cultura y Artes

La exposición de arte destaca a los maestros y artistas que pasan desapercibidos

El mundo está alborotado pero, por el momento, el negocio del arte sigue su marcha. Los artistas van a sus estudios, los museos mantienen sus puertas abiertas y los críticos de arte intentan encontrarle sentido a todo. Mientras tanto, la Art Dealers Association of America (ADAA), una organización exclusiva para miembros conocida por sus marcas de primera línea, se ha reunido para su feria anual.

La 35ª edición de La muestra de arte en Park Avenue Armory ofrece 78 galerías y 57 presentaciones individuales. Todos los ingresos de las admisiones van a la Asentamiento de la calle Henry. La calidad de las obras de arte aquí es alta: inteligentes, bien hechas, innovadoras. Aquí hay presentaciones muy fuertes de artistas de renombre como esperanza gangloff, Julie Heffernan, Sheila Hicks, Kurt Kauper, Pieter Schoolwerth y Tavares Strachan – incluso acuarelas del famoso autor del siglo XIX que cambia el género George Arena. Lo que demuestra la Muestra de Arte, sin embargo, es la veloz capacidad de las galerías contemporáneas (en comparación con instituciones más grandes o asediadas) para descubrir artistas menos conocidos y exhibirlos en exhibiciones compactas y distintivas. Esta edición de la feria realmente brilla al destacar a los maestros que pasan desapercibidos, a menudo mujeres y artistas negros. (Para centrarse más en el diseño y las antigüedades, visite esta Armería la próxima semana para ver Salón Arte + Diseño feria.) Aquí hay un puñado de stands que particularmente llamaron mi atención.

Totah (stand D18)

El artista y arquitecto de origen italiano. Lauretta Vinciarelli (1943-2011) fue, durante un tiempo, pareja del escultor minimalista y colono de Marfa, Texas. Donald Judd – una pareja que puede haber eclipsado su propia carrera. A través de exposiciones y publicaciones, el galerista David Totah ha trabajado para resaltar las contribuciones artísticas de Vinciarelli. Entre ellas, las principales son sus acuarelas luminosas, que parecen fotografías o incluso hologramas desde la distancia. Las obras en papel pertenecen a etapas tardías de la carrera de Vinciarelli y están inspiradas en sus inclinaciones espirituales y escritos relacionados con el budismo tibetano.

Te puede interesar:  Los imprescindibles clásicos de los años 90 que debes conocer

Luxemburgo + Co. (stand D26)

El arte en fibra está recibiendo mucha atención en estos días, pero Sue Fuller (1914-2006) tenía su propio nicho. Fuller estudió con Hans Hofmann y Josef Albers, y tuvo un comienzo prometedor en el grabado en la década de 1940, además de trabajar como educador en el Museo de Arte Moderno. Dejó el sector de la impresión para tomar una dirección más inusual. Trabajando con hilo de algodón y luego de nailon, creó composiciones tensadas que ocupan una zona entre el tejido y la pintura abstracta. Intrincadas y rigurosas “composiciones de cuerdas” de mediados de los 60 a mediados de los 70 se encuentran en Luxemburgo + Co.montados en marcos o vitrinas Lucite.

Nathalie Karg (stand C11)

El marchante de arte del centro de Nueva York Nathalie Karg se horroriza cuando los jóvenes no han oído hablar de Colin de Land y Pat Hearn, la pareja de comerciantes de arte con visión de futuro que ayudó a fundar la feria de arte Armory Show. Pinturas aquí por nina infantil Celebre de Land y Hearn. Irónicos, al borde del kitsch y descaradamente aduladores, están pintados en colores salvajes, incluso que brillan en la oscuridad. Son un metaproyecto perfecto: pinturas de marchantes de ferias de arte privilegiadas dentro de una feria de arte, así como un monumento conmemorativo y una parte de la historia del arte reciente de Nueva York.

Eric Firestone (stand D13)

Eric Firestone ha hecho una carrera rescatando artistas del basurero, o al menos de los márgenes, de la historia del arte, particularmente de Nueva York a finales del siglo XX. Aquí presenta a cinco que aparecieron en importantes exposiciones dedicadas al arte negro a finales de los años 1960 y principios de los 1970. pablo aguasLos lienzos tienen una hermosa simplicidad geométrica, pero lo que realmente destaca es Anderson Pigatt, un escultor autodidacta que también trabajó como restaurador de muebles antiguos después de estudiar ebanistería en el GI Bill. “En honor a los hermanos y hermanas del Sitio de Reclamación Uno” (1969) es un enorme monumento hecho a partir de un roble caído en un parque de Harlem. La idea de que la madera tiene espíritu se traduce hábilmente en este duro pero tierno monumento a los activistas de derechos civiles.

Te puede interesar:  ¿Disney comienza a recuperarse de su crisis?

Michael Rosenfeld (stand A4)

Charmion von WiegandLas pinturas visionarias de (1896-1983) han estado llamando la atención en Europa, pero aquí todavía pasan desapercibidas. Este artista nacido en Chicago comenzó a pintar en la década de 1920 después de una sesión de psicoterapia y nunca paró. (También fue periodista y crítica de arte). Michael RosenfeldEl stand tiene lienzos que revelan los primeros encuentros de von Wiegand con el surrealismo y Piet Mondrian, y sus obsesiones con la cuadrícula y la abstracción biomórfica. Las obras de la década de 1960 son más esquemáticas (no muy diferentes de Hilma af Klint) y están informadas por ideas taoístas e intentos de trazar un enfoque moderno del budismo.

Tina Kim (stand C8)

El galerista del Chelsea tina kim muestra trabajos de dos artistas asiáticos realizados después de su introducción en Nueva York. La escultora japonesa Minoru Niizuma, que se mudó aquí a finales de la década de 1950, creó objetos compactos y modernistas en piedra y madera, que se volvieron más dinámicos después de experimentar la energía frenética de Nueva York. El pintor coreano Kim Tschang-Yeul se hizo conocido más tarde por sus lienzos minimalistas con gotas de agua fotorrealistas. Aquí, las pinturas de la década de 1960, con formas concéntricas pulsantes pintadas en colores acrílicos brillantes, llaman la atención, como luces de neón parpadeantes o farolas.

DC Moore (stand D22)

Whitfield LovellLos retratos en movimiento de DC Moore muestra a los militares afroamericanos en la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial, épocas en las que sus derechos civiles no estaban oficialmente reconocidos ni protegidos en el país por el que luchaban en el extranjero. Aquí, tres soldados dibujados con carbón sobre tablas de madera permanecen en silencio, contemplando globos antiguos alrededor del stand. La serie de mapas «Wayfarer» con figuras negras anónimas impresas sobre ellos es silenciosamente digna y aún más devastadora, como uno que detalla el Imperio Romano y sus «rutas de paso intermedio».

Te puede interesar:  Los perros que viven más tiempo, por la nariz

James Cohan (stand A18)

Kathy mariposa es difícilmente desconocido. De hecho, es una de las maestras en el campo de la cerámica. Sin embargo, es raro ver tanto de su trabajo en exhibición, y esta es una programación estelar en James Cohan. Utilizando un molde de fundición de un recipiente singular, Butterly da forma y esmalte a cada uno en un universo único de color, forma y brillo. Butterly también ha comenzado a realizar bases geométricas para las obras. Dado que la cerámica a menudo se considera la menos favorecida frente a la “escultura” (como si esa distinción ya fuera interesante), los minipedestales parecen una excavación en la larga historia de la escultura y sus intentos de elevarse por encima del mundo de la cerámica. tazas, platillos y vasijas.

Anat Ebgi (stand A6)

Fe salvaje También es un artista muy conocido, pero esta exposición individual sobre papel en la galería de Los Ángeles Anat Ebgi vale la pena mencionar. Wilding, una importante contribuyente a iniciativas feministas de la década de 1970 como “Womanhouse” (1972) en CalArts, se ha convertido en una destacada ecofeminista. Las obras aquí son en su mayoría acuarelas, pero con títulos astutos como “La vulva que se escapó” (2022).

Anthony Meier (stand A16)

A unos pocos pasos, las diminutas obras de Jasmin Sian en la galería Mill Valley, California. Antonio Meier parecen encajes antiguos en un marco. En realidad, son diseños meticulosamente cortados de envoltorios de caramelos y delicatessen desechados. Aún más específicamente, este conjunto de obras conmemora al querido pájaro de Sian, Fennel, que murió recientemente. “Un bosque para el hinojo”, como se llama la instalación, incluye plantas, árboles y otras criaturas, y se lee como un acto de devoción, duelo y, tal vez, obsesión.


La muestra de arte

2-5 de noviembre, Park Avenue Armory, Park Avenue en 67th Street, Manhattan; entrada: $30. theartshow.org.

ULTIMA FUENTE

Somos un sitio web de noticias nacionales e internacionales que tiene como objetivo proporcionar información precisa, confiable y actualizada sobre una amplia variedad de temas. Nuestro enfoque principal es brindar a nuestros lectores una visión completa de los acontecimientos más relevantes que ocurren tanto en México como en el resto del mundo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba