fbpx
Ciencia y Tecnología

La estrategia de “nueva venta minorista” de Alibaba enfrenta desafíos

En 2017, el “nuevo comercio minorista” comenzó a aparecer en los informes de resultados de Alibaba. El término, acuñado por el gigante chino del comercio electrónico, se refiere a la perfecta integración del comercio minorista en línea y fuera de línea. Seis años después, Alibaba está teniendo un momento de ajuste de cuentas con esta estrategia mientras busca deshacerse de algunos de sus activos minoristas fuera de línea.

En su reciente llamada de resultados trimestralesel presidente de Alibaba, Joe Tsai, reveló que la empresa ha formado un comité de gestión de capital para trabajar en la desinversión de activos “no esenciales”, incluidos varios negocios minoristas físicos.

“[It] Tiene sentido para nosotros salir de estos negocios, pero esto llevará tiempo dadas las difíciles condiciones del mercado, pero continuaremos trabajando en ello”, dijo Tsai en la llamada.

Justo antes de que Alibaba publicara sus resultados, Reuters reportado que la empresa de comercio electrónico buscaba vender su marca de comestibles de tecnología Freshippo y RT-Mart, una cadena de supermercados de 26 años. Nueve meses después del año fiscal 2024 de Alibaba, la empresa ha salido de inversiones complementarias por valor de 1.700 millones de dólares, según Tsai.

El desarrollo es una divergencia de la alguna vez cacareada nueva estrategia minorista de Alibaba. “Ecommerce”, así dice Alibaba informe anual en 2017será reemplazado por un nuevo comercio minorista donde “la distinción entre comercio minorista en línea y fuera de línea se vuelve obsoleta”.

La mayor tendencia que vemos es la integración del comercio minorista en línea y fuera de línea para una experiencia minorista nueva y reinventada, donde las interacciones entre el tráfico de consumidores, la ubicación del inventario y el espacio minorista se transforman aprovechando el big data y las tecnologías de Internet móvil. Por ejemplo, los consumidores pueden realizar pedidos a través de sus teléfonos móviles mientras compran y prueban productos en una tienda minorista física, con la ayuda de recomendaciones basadas en la ubicación. Creemos que desempeñaremos un papel fundamental en esta transformación aprovechando nuestra escala de consumidores, datos y capacidades tecnológicas para elevar la experiencia del consumidor y mejorar la eficiencia en toda la cadena de valor.

Durante aproximadamente seis años, Alibaba trabajó para cumplir esta misión, con la esperanza de que algún día sacaría una gran parte de la economía fuera de línea porque tenía los datos de los consumidores y la tecnología para mejorar el comercio minorista tradicional.

Te puede interesar:  Analizamos a fondo 'La exégesis', el libro más denso y enigmático de Philip K. Dick, que por fin llega a España

En 2016, la empresa de Internet se aventuró en el espacio minorista tradicional al abrir su cadena de supermercados, Freshippo, que cuenta con estaciones de autopago con pagos habilitados facialmente y cintas transportadoras en el techo que transportan el inventario. Los usuarios pueden realizar pedidos en línea a través de su aplicación, que muestra los artículos según el registro de compras. Como era de esperar, los pagos se liquidan a través de la plataforma fintech afiliada de Alibaba, Alipay. Luego, los algoritmos de Alibaba calculan la ruta más eficiente para que su red de trabajadores de logística entregue los pedidos, que normalmente llegan en 30 minutos para los clientes que viven a menos de tres kilómetros de una ubicación de Freshippo.

Alibaba continuó construyendo su imperio minorista fuera de línea asociándose con actores externos. En 2017, invirtió 2.880 millones de dólares en Sun Art, propietaria de la cadena RT-Mart; luego, en 2020, desembolsó otros 3.600 millones de dólares, lo que le dio una participación controladora del 72% en el operador de supermercados.

El espacio físico de venta resultó ser un baño de sangre en China. Tres años de perturbaciones por el COVID-19 junto con el auge de los productos baratos de comercio electrónico han llevado a una reducción del gasto fuera de línea. Un cambio para centrarse en la “experiencia en la tienda” (piense en Muji e Ikea) ha hecho poco para reactivar las compras en persona, mientras los consumidores chinos se aprietan el cinturón en la actual recesión económica. Los operadores minoristas se enfrentan a consumidores cada vez más sensibles a los precios, al tiempo que siguen lidiando con tarifas de alquiler persistentemente altas.

Te puede interesar:  El sueño de todo villano de película: exclusivo para millonarios

Alibaba ahora está dando un giro estratégico para volver a centrarse en los negocios en línea, es decir, el comercio electrónico y la computación en la nube. Esta medida es esencial –y urgente– a la luz del meteórico ascenso de su archirrival, el PDD. Con su plataforma de ofertas Pinduoduo en China y Temu para usuarios extranjeros, PDD se ha estado acercando al dominio de Alibaba en el espacio del comercio electrónico de China.

“Concluimos que para mantener nuestra ventaja competitiva, debemos aumentar nuestra inversión en capacidades básicas y adoptar un enfoque más agresivo hacia la competencia para ganar crecimiento”, dijo Eddie Wu, director ejecutivo de Alibaba en la última conferencia telefónica sobre resultados. Obviamente, el nuevo comercio minorista ya no es uno de los principales motores de crecimiento del gigante.

ULTIMA FUENTE

Somos un sitio web de noticias nacionales e internacionales que tiene como objetivo proporcionar información precisa, confiable y actualizada sobre una amplia variedad de temas. Nuestro enfoque principal es brindar a nuestros lectores una visión completa de los acontecimientos más relevantes que ocurren tanto en México como en el resto del mundo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

No cuentas con el permiso para copiar el contenido de la web.