fbpx
Política

Juez estadounidense ordena a Texas eliminar barreras flotantes del Río Grande

Un juez federal ordenó al estado de Texas que elimine las barreras fronterizas flotantes que colocó en el Río Grande para disuadir a los migrantes de cruzar el río desde México hacia Estados Unidos.

El miércoles, un juez federal de Estados Unidos emitió una orden judicial preliminar que ordenaba a Texas sacar del agua su hilera de 300 metros de boyas naranjas del tamaño de bolas de demolición antes del 15 de septiembre, calificándolas de amenaza a la seguridad de las personas y a las relaciones entre Estados Unidos y México.

Migrantes intentan cruzar el Río Grande. 2022 fue el año más mortífero para los migrantes registrado, según estadísticas del gobierno de Estados Unidos. (Pedro Anza/Cuartoscuro.com)

En su fallo, el juez de distrito David Ezra dijo que las barreras podrían violar los tratados entre Estados Unidos y México. También puso en duda su eficacia. “El Estado de Texas no presentó ninguna evidencia creíble de que la barrera de boyas instalada haya reducido significativamente la inmigración ilegal a través del Río Grande”, escribió Ezra, designado por la administración Reagan.

A las pocas horas de la decisión, Texas presentó una apelación. “Texas está preparado para llevar esta lucha hasta la Corte Suprema”, escribió el gobernador Greg Abbott en las redes sociales, calificando el fallo del juez como un ataque a la “autoridad soberana” del estado. La barrera flotante de 850.000 dólares se instaló en julio cerca de Eagle Pass, Texas, como parte de un esfuerzo más amplio de disuasión de la migración conocido como Operación Estrella Solitaria.

En agosto, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México expresó su preocupación “por el impacto en los derechos humanos y la seguridad personal de los migrantes que podrían tener estas políticas estatales, que van en dirección contraria a la colaboración estrecha”. Mientras tanto, el Departamento de Justicia de EE.UU. demandó al estado, acusando a Texas de violar la ley federal poniendo una barrera en una frontera internacional sin permiso. La demanda también decía que la barrera planteaba preocupaciones humanitarias y ambientales.

Te puede interesar:  SpaceX de Elon Musk recibe una queja de la NLRB por su indemnización

Poco después del fallo del juez, la SRE emitió un breve comunicado al respecto en la red social X: “Seguiremos atentos a la resolución final y reiteramos la urgencia de retirar definitivamente las boyas en nuestra frontera compartida; así como la importancia de respetar la Tratado bilateral de 1944 y salvaguardar los derechos humanos de los migrantes”.

El presidente López Obrador también se refirió al fallo del juez en su conferencia de prensa matutina del jueves, diciendo: “Debo extender mi más sincero agradecimiento a la Fiscalía Federal, que presentó esta denuncia, y al juez que dictaminó que las boyas debían ser retiradas a más tardar 15 de septiembre”. Reprendió al gobierno de Texas por no solicitar autorización federal antes de instalar la barrera y dijo que el fallo es “una buena noticia para el pueblo mexicano”.

Las boyas, que sostienen redes destinadas a evitar que los migrantes naden debajo de ellas, están unidas a anclas de concreto mediante cadenas de 12 metros y pueden moverse mucho con la corriente. En agosto, Texas trasladó silenciosamente las boyas de regreso al lado estadounidense del Río Grande, y Abbott dijo que simplemente se habían “derivado” hacia territorio mexicano. No ofreció ninguna disculpa a México, que se había quejado durante semanas de la violación de su soberanía.

Te puede interesar:  ¿Cómo construyo una piscina ecológica en México?

El Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó pruebas ante el tribunal federal de que aproximadamente el 80% de la barrera estaba en el lado mexicano de la frontera en ese momento, citando un estudio realizado por la Comisión Internacional de Límites y Aguas, la agencia binacional que controla el río. Además, una ley estadounidense de 1899 prohíbe la construcción en una vía fluvial sin aprobación federal.

Abbott ha dicho que Texas no necesita ese permiso porque está bajo “invasión” de inmigrantes y narcotraficantes. El juez de distrito Ezra abordó esta afirmación en su fallo: “Bajo esta lógica, una vez que Texas decide, a su exclusivo criterio, que ha sido invadido, no está sujeto a ninguna supervisión de los ‘medios elegidos para hacer la guerra’”, escribió el juez. . “Semejante afirmación es impresionante”.

con informes de AP, Tribuna de Texas y Noticias de la mañana de Dallas

ULTIMA FUENTE

Somos un sitio web de noticias nacionales e internacionales que tiene como objetivo proporcionar información precisa, confiable y actualizada sobre una amplia variedad de temas. Nuestro enfoque principal es brindar a nuestros lectores una visión completa de los acontecimientos más relevantes que ocurren tanto en México como en el resto del mundo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

No cuentas con el permiso para copiar el contenido de la web.