fbpx
Cultura y Artes

Fotógrafa Graciela Iturbide gana premio a la trayectoria

La fotógrafa mexicana Graciela Iturbide ganó el prestigioso Premio William Klein de la Academia Francesa de Bellas Artes, en honor a sus décadas de trabajo capturando la cultura mexicana y las comunidades indígenas.

Desde 2019, el Premio William Klein se otorga cada dos años a un fotógrafo de cualquier parte del mundo, y evalúa la trayectoria y el compromiso de los artistas con la fotografía. Anteriormente, fue otorgado a Raghu Rai (India) y Annie Leibovitz (Estados Unidos).

Iturbide le ofrece a la ministra de Cultura de la Ciudad de México, Claudia Curiel de Icaza, un recorrido por su exposición más reciente en el Museo Archivo de Fotografía (MAF) en junio. (Mario Jasso/Cuartoscuro)

El premio en metálico de 120.000 euros (132.000 dólares estadounidenses) se entregará a Iturbide en una ceremonia en el Palacio del Instituto de Francia en París el 18 de octubre.

“[Iturbide] es un ícono de la fotografía en América Latina”, dijo la Academia en una oracion. “Durante más de cinco décadas ha creado imágenes que navegan entre un enfoque documental y una sensibilidad poética”.

Nacido en 1942, Iturbide se formó con el icónico artista mexicano Manuel Álvarez Bravo y ha trabajado en países de todo el mundo, incluidos Cuba, Alemania Oriental, India, Madagascar, Hungría, Francia y Estados Unidos. Es más conocida por su documentación de la cultura mexicana, en particular sus proyectos sobre el pueblo indígena Seri del desierto de Sonora y las mujeres de Juchitán de Zaragoza, Oaxaca.

Los retratos de Iturbide de los Seri fueron parte de un encargo que recibió en 1978 del Archivo Etnográfico del Instituto Nacional Indígena de México. Vivió en la comunidad Seri de Punta Chueca, de 500 personas, durante dos meses mientras completaba el proyecto.

Una exposición de 2013 en Bratislava de las fotografías clásicas en blanco y negro de Iturbide. (Wikimedia comunes)

“Viví con ellos en sus casas para que me vieran siempre con mi cámara y supieran que soy fotógrafo. De esta manera pudimos convertirnos en socios”. ella dijo más tarde.

Te puede interesar:  ¿Cómo iba a ser la cinta de Cleopatra con Angelina Jolie?

Un año después, emprendió un proyecto similar en la comunidad indígena zapoteca de Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, conocida por elevar a las mujeres a puestos de autoridad. Regresó a la comunidad varias veces durante la década siguiente y finalmente publicó sus impactantes fotografías en el libro “Juchitán de las Mujeres” en 1989.

Iturbide ha descrito sus relaciones con sus sujetos como una parte fundamental de su arte, lo que a veces le obliga a dejar pasar oportunidades fotográficas para respetar un momento interpersonal. “Para mí, es más importante conocer los mundos en los que viajo”, ha dicho. “Este conocimiento es tan atractivo que la fotografía casi pasa a un segundo plano”.

La Academia reconoció este enfoque profundamente sensible al otorgarle el Premio William Klein, diciendo: “Fotografía para [Iturbide] es un ‘ritual’ en el que se esfuerza por capturar la parte más mítica del hombre”.

con informes de Milenio

ULTIMA FUENTE

Somos un sitio web de noticias nacionales e internacionales que tiene como objetivo proporcionar información precisa, confiable y actualizada sobre una amplia variedad de temas. Nuestro enfoque principal es brindar a nuestros lectores una visión completa de los acontecimientos más relevantes que ocurren tanto en México como en el resto del mundo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

No cuentas con el permiso para copiar el contenido de la web.