fbpx
Vida y Estilo

Ayuda de una organización sin fines de lucro de la Ciudad de México para los retornados de EE.UU.

Aunque los estadounidenses continúan mudándose a México en busca de una mejor calidad de vida, hay cientos de miles de niños ciudadanos estadounidenses y antiguos residentes de EE. UU. que viven hoy en el campo y que no eligieron mudarse aquí. Se trata principalmente de personas de ascendencia mexicana que fueron expulsadas de los Estados Unidos y que ahora viven en un estado de limbo entre los dos países.

Organizaciones como Otros Sueños en Acción se dedican a apoyar a los retornados, deportados y recién llegados de los EE. UU., brindándoles un lugar de comunidad, pertenencia y asistencia para integrarse a la sociedad mexicana. Eso significa todo, desde obtener visas de viaje y ciudadanía hasta ayudar a los recién llegados a aprender español. Muchos miembros del personal de ODA se encuentran entre los desarraigados por la fuerza de Estados Unidos, como Madai Zamora Candia.

Zamora vivió con su familia durante 21 años en Estados Unidos y recientemente había completado sus estudios universitarios cuando se vio obligada a regresar a México, un país en el que no había vivido desde que tenía tres años. Luchó para que el gobierno mexicano reconociera su título y su cédula de identidad para comenzar una nueva vida en lo que era esencialmente un país extranjero para ella. Ahora vive en San Luis Potosí y es defensora de otros mexicanos desplazados y de hijos de ciudadanos mexicanos nacidos en Estados Unidos como Coordinadora de Organización y Participación Comunitaria de ODA.

“Aunque al gobierno mexicano le encanta decir que apoya a los retornados y que nos dan una identificación cuando las personas son deportadas, no es así. Nos entregan un papel (conocido como “Constancia de recepción de mexicanos repatriados) que nadie acepta. No puedes abrir una cuenta bancaria con él, no puedes alquilar un apartamento y no te pueden contratar para un trabajo”, dijo Zamora.

Zamora es uno de los cientos de miles de mexicanos y ciudadanos estadounidenses, hijos de ciudadanos mexicanos, que están enfrentando los desafíos de integrarse a una sociedad que no está realmente preparada para darles la bienvenida nuevamente.

Te puede interesar:  HBO renueva 'True Detective' para una quinta temporada.

“La idea preconcebida es que si regresas a 'tu país' será más fácil. Se supone que debes conocer tu lugar. Pero mucha gente lleva mucho tiempo fuera de México. La mitad de la población indocumentada ha vivido en Estados Unidos durante más de 17 años. Entonces México es un lugar nuevo, incluso si tienes nacionalidad o herencia mexicana”, dijo la Dra. Claudia Masferrer, profesora e investigadora de política migratoria en el Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales de El Colegio de México.

Dra. Claudia Masferrer hablando en un reciente seminario sobre demografía en El Colegio de México. (Cortesía: Dra. Claudia Masferrer)

Los retornados, deportados y recién llegados no sólo enfrentan obstáculos burocráticos sino que también sufren discriminación, separación familiar, movimiento restringido entre Estados Unidos y México, angustia emocional y choque cultural. Algunos ni siquiera hablan español.

“Hay muchas capas, desde las burocráticas y emocionales hasta las complicaciones territoriales y de lugar. Algunas personas ni siquiera regresan a su lugar de origen”, dijo Luisa Martínez, hija de padres mexicanos nacida en Estados Unidos y criada en Tijuana. Martínez es ahora el Coordinador de Florecer Aquí y Allá — un programa de arte y narrativa apoyado por la AOD. «Sólo hay unas pocas organizaciones como ODA que se centran directamente en las personas retornadas y deportadas».

La AOD ayuda a llenar los vacíos en los que el gobierno y otras ONG se quedan cortos, brindando a los recién llegados asistencia para obtener la ciudadanía mexicana, tarjetas de identificación, validación del nivel educativo, empleo, vivienda y mucho más.

La organización trabaja a través de un modelo de “acompañamiento”, lo que significa que apoya a los recién llegados en cada paso de su viaje y continúa siendo una fuente de apoyo mucho después de su llegada. Es un enfoque holístico que reconoce la importancia de satisfacer las diversas necesidades de la comunidad, incluidas sus necesidades sociales y emocionales.

Te puede interesar:  El secreto de Sandra Bullock para combatir las ojeras.

“Hay mucha soledad cuando regresas. Nunca encontré un grupo de apoyo o alguien con quien pudiera identificarme, a pesar de que he estado en México durante 20 años. Es importante encontrar a ODA y a otras personas que compartan esta experiencia”, dijo Baruck Racine Arellano, quien dirige la Casa Pocha de ODA, un espacio de reunión comunitaria en la Ciudad de México que alberga talleres de arte, escritura, poesía y revistas, lecturas de libros y otros eventos.

Miembros de la comunidad en la Casa Pocha de ODA. (Cortesía: AOD)

Desde 2018, la AOD ha brindado apoyo sostenido a 386 personas en la Ciudad de México y a cientos más en todo el país y Estados Unidos. La organización se centra tanto en adultos como en niños, incluidos niños nacidos en Estados Unidos, de los cuales alrededor de 500.000 viven actualmente en México.

La investigación del Dr. Masferrer ha encontrado que los niños nacidos en Estados Unidos que han sido “deportados de facto” junto con sus padres mexicanos experimentan incluso mayores desventajas socioeconómicas que aquellos que regresaron por otras razones.

“Los menores nacidos en Estados Unidos deberían ser mejor recibidos; son hijos de nacionales mexicanos”, dijo el doctor Masferrer. “Existe una falta general de empatía hacia los repatriados y otros extranjeros. Si los mexicanos pudieran darle la bienvenida a los suyos, aceptarían mejor a otros inmigrantes nacidos en el extranjero”.

ODA cree que todos merecen un retorno digno. La organización publicó recientemente el informe en inglés “Hacia un Retorno Digno”, que describe sus recomendaciones de políticas para crear las condiciones para una movilidad con dignidad en la Ciudad de México y más allá. Estas incluyen brindar asistencia financiera directa y sin restricciones a los migrantes, garantizar que los bancos y agencias gubernamentales acepten múltiples formas de documentos de identidad, brindar refugios y viviendas temporales para los migrantes, aumentar el salario mínimo en la Ciudad de México e implementar un programa de visitas y reunificación familiar.

Te puede interesar:  Se crearán clínicas veterinarias gratuitas en todo México

La reunificación familiar es una de las principales áreas de atención de la AOD. Cada año, ODA organiza una campaña “Lucha por los abrazos”, que recauda dinero para ayudar a cubrir los gastos de viaje y legales de las personas para reunirse con sus seres queridos en Estados Unidos y México. ODA también opera el Visa de Justicia Programa, donde acompañan a las personas a través del proceso de solicitud de visa de turista para tratar de obtener permiso para viajar a los EE.UU., una libertad que otros ciudadanos estadounidenses dan por sentado que viajan entre los dos países con relativa facilidad.

Para las personas que han experimentado la deportación, y para casi todos los ciudadanos mexicanos, la libertad de viajar entre México y Estados Unidos está severamente restringida. A las personas que han sido deportadas se les prohíbe automáticamente viajar a Estados Unidos durante 10 años. Cualquier ciudadano mexicano que desee viajar a Estados Unidos debe pasar por un proceso de solicitud de visa y una entrevista costosos y prolongados, y el permiso para ingresar a Estados Unidos no está garantizado.

“Las personas que vienen a México desde Estados Unidos y otros países más ricos deben darse cuenta del privilegio que tienen y de las dificultades que enfrentan los demás. Lo que uno lleva consigo y cómo aporta como invitado a este país viene con la responsabilidad de tener esa movilidad”, dijo Luisa Martínez. “México está brindando a la gente una vida más manejable y más barata. Pregúntese: ¿dónde pone sus ingresos y cómo puede apoyar una distribución más equitativa del dinero y los recursos?

Las personas interesadas en apoyar el trabajo de ODA y su campaña Visa Justice y Fight for Hugs pueden donar directamente a la organización a través de PayPal.

Debbie Slobe es escritora y estratega de comunicaciones radicada en Chacala, Nayarit. Ella bloguea en mexpatmama.com y es director senior de programas en Medios de recursos. Encuéntrala en Instagram y Facebook.

ULTIMA FUENTE

Somos un sitio web de noticias nacionales e internacionales que tiene como objetivo proporcionar información precisa, confiable y actualizada sobre una amplia variedad de temas. Nuestro enfoque principal es brindar a nuestros lectores una visión completa de los acontecimientos más relevantes que ocurren tanto en México como en el resto del mundo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba