fbpx
Vida y Estilo

Un largo, húmedo y sinuoso viaje llevó cocos a México

Los cocos viajan con facilidad, flotando alegremente en las corrientes oceánicas de un país a otro, eventualmente terminan en una playa de arena o en una ensenada donde echan raíces.

Los primeros exploradores, marineros y piratas valoraron el coco por sus múltiples usos: el agua o “jugo”; la carne, el aceite y las conchas, estas dos últimas podrían usarse como combustible. También los trajeron en sus barcos, lo que se sumó a la migración de este valioso alimento.

Qué largo y extraño viaje ha sido para los cocos, que se han extendido por todo el mundo a lo largo de los siglos, a menudo solos. (Estilo de vida de Nipanan/Unsplash)

Los cocos no son nativos de México; los biólogos han identificado dos variedades, una originaria de la India y la otra del sudeste asiático. En apariencia, son bastante diferentes, con distintas cualidades.

El coco del Pacífico domesticado es más redondo, con una cáscara más delgada y más carne y agua. El coco silvestre tiene una forma más alargada, lo que les facilita viajar y enraizar, y tiene una cáscara más gruesa, lo que los hace más flotantes.

Los historiadores nos cuentan que los cocos llegaron a ambas costas de México a mediados del siglo XVI, a Acapulco y Colima del lado del Pacífico, provenientes de Panamá y Filipinas, y a la costa este del Atlántico a través de Campeche y Veracruz a través de las islas del Caribe y África occidental. .

Las palmas de coco crecen con facilidad pero lentamente, y tardan de seis a diez años en dar frutos. El tipo que generalmente se cultiva comercialmente se llama “árbol de tres generaciones” porque puede mantener a un agricultor, sus hijos y nietos durante una vida de 60 a 80 años.

fideos de coco
El coco es una fruta versátil que va bien tanto en platos salados como dulces.

A pesar del nombre, los cocos no son nueces, sino que se clasifican como frutas con hueso o drupas. Las drupas tienen una parte carnosa externa que rodea un hoyo con una semilla adentro. Con algunas drupas, comemos la pulpa (melocotones, cerezas, aceitunas, mangos) mientras que con otras comemos el carozo (almendras, nueces).

¿Alguna vez te has preguntado por qué muchas palmeras en México tienen el tronco pintado de blanco? Siempre pensé que era para mantener los árboles más frescos y reflejar el sol. ¡Equivocado! En realidad, es hidróxido de calcio para repeler hormigas cortadoras de hojas y otras plagas.

Te puede interesar:  Confirmación de la construcción de una planta de BYD en México y entrevista con Jorge Vallejo.

El coco es tan versátil en la cocina; la carne, el aceite y el agua se pueden utilizar en cualquier cantidad de recetas. ¡Y no nos olvidemos de la crema de coco enlatada, que abre todo otro mundo de delicias! Aquí hay algunas de mis recetas favoritas.

Camarones con coco

  • ½ taza de conservas de albaricoque o mango o puré de mango fresco
  • 1 cucharada. mostaza de Dijon
  • 1 cucharadita Sriracha u otra salsa picante
  • 1 cucharadita jugo de lima fresco, y más según sea necesario
  • Pizca de sal
  • ½ taza de maicena
  • 1 cucharada. ralladura de lima fresca
  • 1½ cucharadita sal marina fina
  • 4 claras de huevo grandes
  • 1 taza de coco sin azúcar rallado
  • ½ taza de migas de pan panko
  • sal y pimienta negra
  • 1 libra de camarones grandes crudos (21-25), pelados, desvenados y con las colas adheridas
  • 4-5 cucharadas. aceite de coco o canola para freír, y más según sea necesario
  • para mojar: combine las conservas/mango, la mostaza, la salsa picante, el jugo de lima y la sal en un tazón pequeño. Diluya con jugo de lima si es necesario.
Camarones con coco
Con esta combinación de coco, fruta, un toque de lima y el crujido de panko, te resultará difícil comer solo uno de estos camarones al coco. (Jo cocina)

Coloque la maicena, la ralladura y la sal marina en un recipiente poco profundo. Batir las claras de huevo en otro tazón hasta que estén espumosas. Mezcle el coco y el panko en otro recipiente poco profundo; Condimentar con sal y pimienta.

Sosteniendo cada camarón por la cola, cubra los camarones (pero no la cola) con la mezcla de maicena; sacudir el exceso. Sumergir en claras de huevo; sacudir el exceso. Pasar por la mezcla de coco y panko, presionando para cubrir. Dejar de lado. Repita con los camarones restantes.

En una sartén grande, vierta una capa delgada de aceite. Caliente a fuego medio hasta que el aceite brille y una pizca de la mezcla de coco y panko chisporrotee cuando se agregue. Agregue los camarones en una sola capa uniforme (no llene la sartén); cocine hasta que estén doradas en el fondo, aproximadamente 2 minutos. Ajuste el calor según sea necesario si los camarones se doran demasiado rápido.

Usando pinzas, voltea los camarones agarrándolos por las colas. Cocine hasta que estén doradas por debajo, 2 minutos más. Retire de la sartén a un plato forrado con toallas de papel. Repita con todos los camarones, agregando aceite adicional según sea necesario. Sirva inmediatamente con salsa.

Te puede interesar:  Algunas parejas optan por omitir el sexo y recurrir directamente a la FIV

Flan De Coco Fácil

  • 1 lata (14 oz.) de leche condensada azucarada
  • 1⅓ tazas de leche entera
  • 2 huevos + 2 yemas de huevo
  • ½ cucharadita vainilla
  • ¾ taza de coco rallado sin azúcar
flan de coco
Este flan es una obra maestra que se derrite en la boca. (Nueces de Norwich/Wikimedia Commons)

Precaliente el horno a 350 F (177 C). Ponga a hervir agua en la tetera. Coloque seis tazas de flan de ¾ de taza en un molde para hornear de vidrio o metal, de 13x9x2 pulgadas. En un tazón grande, combine la leche condensada, la leche entera, los huevos, las yemas de huevo y la vainilla. Mezclar bien. Agregue el coco, revuelva nuevamente. Divida la mezcla entre las tazas.

Vierta agua hirviendo en la bandeja para hornear hasta la mitad de los lados de las tazas. Hornea unos 30 minutos hasta que cuaje en el centro, probando al insertar un cuchillo hasta que salga limpio. Retire los flanes de la sartén; colóquelo sobre una rejilla para que se enfríe. Cubrir y refrigerar hasta que se enfríe.

Fideos De Coco Salteados

  • ¾ lb. de fideos de arroz o pasta linguini, cocidos Al denteescurrido y enjuagado en agua fría
  • 3 cucharadas aceite de canola, maíz o coco
  • 1 libra de carne de cerdo o pollo deshuesada picada o molida
  • 1 pimiento amarillo o rojo, picado
  • 1 berenjena, aproximadamente ½ libra, cortada en cubos de ½ pulgada
  • 1 cucharada. ajo molido
  • 1 lata de leche de coco sin azúcar
  • Salsa de pescado, salsa de soya o sal, al gusto
  • Pimienta negra recién molida
  • ½-1 taza de cilantro fresco picado

Si usa fideos de arroz, remójelos en agua muy caliente hasta que esté listo para usar.

Coloque 1 cucharada. aceite en una sartén grande a fuego alto. Agregue la carne y cocine, revolviendo, hasta que se dore, aproximadamente 5 minutos. Retire con una espumadera; dejar de lado.

Agregue otra cucharada de aceite a la sartén, luego el pimiento y la berenjena. Cocine a fuego medio-alto, revolviendo ocasionalmente, hasta que estén doradas y tiernas, aproximadamente 10 minutos. Retire con una espumadera; combinar con la carne.

Te puede interesar:  ¿Es necesario botar mi ropa tras un divorcio?

Agregue la cucharada restante de aceite y ajo a la sartén; cocina 30 segundos y luego agrega la leche de coco. Cocine y revuelva a fuego medio-alto durante aproximadamente un minuto. Agregue los fideos escurridos, la carne y las verduras. Cocine hasta que los fideos absorban la mayor parte de la leche de coco, aproximadamente 3 minutos. Sazone con pimienta negra y salsa de pescado o salsa de soja al gusto. Adorne con cilantro y sirva.

Frijoles negros de coco
Use chips de plátano o coco rallado para darle un toque tropical a los frijoles negros viejos.

Frijoles negros con coco y jengibre

  • 2 latas (15 oz.) de frijoles negros o frijoles cocidos frescos equivalentes con un poco de líquido
  • 2 cucharadas. aceite de coco
  • 1½ cucharadita comino molido o cilantro
  • 3 cucharadas jengibre fresco rallado
  • 1 lata (13 oz.) de leche de coco entera
  • sal y pimienta negra
  • ½ taza de chips de plátano macho o hojuelas de coco tostado
  • 1 cucharadita ralladura de lima más 2 cdas. jugo
  • Opcional: Salsa picante para servir

Enjuague 1 lata de frijoles negros; dejar de lado. En una cacerola grande, caliente el aceite de coco a fuego medio. Agrega el comino/cilantro y la mitad del jengibre; cocine, revolviendo, de 1 a 2 minutos. Agregue los frijoles negros enjuagados, la lata entera restante de frijoles negros (incluido el líquido) y la leche de coco; Condimentar con sal y pimienta.

Llevar a ebullición a fuego medio-alto. Reduce el fuego a fuego lento. Cocine, revolviendo, hasta que los frijoles se ablanden, de 15 a 20 minutos; aplastar algunos de los frijoles con el dorso de una cuchara y mezclar bien.

En un tazón pequeño, desmenuce los chips de plátano o el coco tostado en trozos pequeños. Agregue la ralladura de lima y un poco de pimienta negra.

Retire los frijoles del fuego. Agregue el jengibre restante; Condimentar con sal y pimienta. Agregue el jugo de lima poco a poco hasta que los frijoles tengan un sabor brillante. Cubra con chips de plátano/coco sazonados.

janet blaser es el autor del libro más vendido, Por qué nos fuimos: una antología de mujeres estadounidenses expatriadas, presentado en CNBC y MarketWatch. Vive en México desde 2006. Puedes encontrarla en Facebook.

ULTIMA FUENTE

Somos un sitio web de noticias nacionales e internacionales que tiene como objetivo proporcionar información precisa, confiable y actualizada sobre una amplia variedad de temas. Nuestro enfoque principal es brindar a nuestros lectores una visión completa de los acontecimientos más relevantes que ocurren tanto en México como en el resto del mundo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

No cuentas con el permiso para copiar el contenido de la web.