fbpx
México

Tejido zapoteca: técnicas, tradición y significado

Una larga historia del tejido zapoteca

El tejido zapoteca es una forma de arte antigua que se ha transmitido de generación en generación durante más de 2000 años. La civilización zapoteca surgió en los Valles Centrales de Oaxaca en el siglo VI a.C., construyendo grandes ciudades como Monte Albán y Mitla. Aproximadamente 400.000 zapotecas, que se hacen llamar Ben’Zaa, el Pueblo de las Nubes, viven hoy en México. Como lo hicieron sus antepasados, los zapotecas modernos utilizan el tejido como una forma de preservar sus tradiciones, historia, relatos y creencias espirituales.

Luis Ruiz explica el simbolismo detrás de esta alfombra zapoteca de temática tradicional. En el medio está el Ojo de Dios. Arriba y debajo del Ojo de Dios está el diseño Greca (griego) que representa el ciclo de la vida.

Una de las herramientas de tejido más antiguas utilizadas por los pueblos indígenas es el telar de cintura, que se utiliza sujetando un extremo a un árbol o poste y envolviendo el otro extremo alrededor de la cintura. El tejedor balancea su cuerpo hacia adelante y hacia atrás para cambiar la tensión de los hilos. Sin animales domésticos que produzcan lana, los tejedores mesoamericanos fabricaban textiles con fibras vegetales y algodón y tradicionalmente sólo a los hombres se les permitía tejer en la cultura zapoteca.

Durante el apogeo de la civilización zapoteca, la gente de Teotitlán del Valle en Oaxaca ya era conocida por su tejido. Sus artículos tejidos se consideraban tan valiosos que se dice que el emperador mexica Moctezuma II extraía un tributo anual de 2.000 mantas y 40 libras de cochinillas secas (utilizadas para hacer tinte carmín) anualmente de cada una de las siete ciudades que gobernaba.

En el siglo XVI, los conquistadores españoles trajeron ovejas y el telar de pedal a México y los zapotecas comenzaron a utilizar lana de oveja en sus alfombras. Los tejedores masculinos hicieron la transición al telar de pedal, que requiere más fuerza, mientras que las mujeres desempeñaron otras funciones en el proceso: preparar lana, hilar lana y teñir hilo. Con el tiempo, las mujeres zapotecas comenzaron a utilizar el telar de cintura para tejer, mientras que los hombres tejían alfombras más grandes en telares de pedal. En los últimos 60 años, las mujeres se han convertido en alrededor del 80% de los tejedores de cintura, mientras que aproximadamente el 75% de los tejedores que utilizan el telar de pedal son hombres.

Te puede interesar:  El tejido social en Mérida se fortalece gracias al Ayuntamiento
El proceso y los materiales de tejido zapoteca actual.
Luis demuestra el proceso de tejido. Los husos de hilo multicolor se pasan a través de hilos verticales para crear el diseño. Cada huso representa un color diferente utilizado para tejer la alfombra.

Para aprender más sobre el proceso y el simbolismo del tejido zapoteca, me senté con mi amigo Luis Ruiz, un tejedor zapoteca de quinta generación de Teotitlán del Valle. Los 16 miembros de su familia son tejedores y todavía viven en Teotitlán, donde el 80% de los residentes se gana la vida tejiendo. Luis es tejedor desde hace más de 21 años; su abuelo le enseñó a tejer cuando tenía tres o cuatro años.

El gran telar de Ruiz ocupa un lugar destacado en Legado Zapotecola pequeña tienda oaxaqueña en el Centro Histórico de Mazatlán donde vende sus alfombras (llamadas tapetes) junto con el trabajo artesanal producido por varias otras familias. Cada familia se especializa en ciertas artesanías como hojalatería, cerámica negra y mantas, y juntas forman su propia cooperativa.

Ruiz me muestra los husos de hilo de diferentes colores que está usando en la alfombra que está tejiendo actualmente y me muestra cómo pasarlos horizontalmente a través del hilo vertical para crear diseños mientras usa los dos pedales del piso para cambiar la tensión de los hilos.

El proceso de tejido requiere mucho tiempo y trabajo, me dice Ruiz: “Me lleva dos semanas hacer una alfombra tradicional sencilla, pero puedo tardar uno o dos meses en hacer diseños más complicados o pedidos personalizados”. También está el trabajo que se realiza antes del proceso de tejido propiamente dicho: la lana de oveja, yak y alpaca se cepilla con paletas y púas para eliminar posibles restos y hacer que las fibras queden en la misma dirección. Luego, la lana se hila utilizando una rueca. “Cada paso del proceso normalmente lo completa una familia diferente”, dice Ruiz. “Algunas familias limpian la lana que otra familia hilará. Luego pasa a una familia que se especializa en el proceso de teñido”, añade.

Te puede interesar:  Los robots pueden hacer que los empleos pierdan significado para los trabajadores humanos.

Los tintes son orgánicos y están hechos de materiales que incluyen musgo de árbol, pieles de granada, caléndula, corteza de madroña, índigo antillano y cochinilla, un pequeño insecto que parece una pelusa blanca cuando se encuentra en las hojas de los nopales. La cochinilla hembra excreta un ácido que produce un color carmesí intenso, lo que la ha convertido durante siglos en un producto de moda como tinte. Según Ruiz, “algunos tejedores mezclan sus propias combinaciones de colores de tintes y tienen colores específicos que identifican sus alfombras. Nadie más puede reproducir ese color porque los tejedores no comparten sus técnicas ni su receta secreta de tinte para los colores que crean”.

Simbolismo y significado de las alfombras zapotecas

Las alfombras zapotecas tradicionales comparten temas y símbolos comunes. Las pirámides geométricas representan el antiguo centro político y económico de Monte Albán. El patrón en zigzag representa un rayo, que está conectado con Cocijo, el dios zapoteca del rayo y la lluvia.

La cochinilla seca se utiliza para crear el color carmesí intenso que se utiliza en las alfombras tradicionales.

Ruiz explica el diseño de una alfombra tradicional zapoteca: “La espiral geométrica llamada Greca (griego) refleja el ciclo de la vida según la visión cósmica zapoteca y se puede encontrar en las pirámides zapotecas. Este tema siempre tiene cuatro líneas o niveles comenzando en la parte inferior que simbolizan el nacimiento y la niñez, la adolescencia y la edad adulta, y la línea superior que es la más larga es la vejez. Esa línea es la más larga porque en ese punto has alcanzado la sabiduría y sabes valorar el tiempo que te queda. Lo siguiente es una parte enganchada de la espiral que es la muerte”.

Las flechas forman parte de algunos temas debido a su importancia para la caza y la guerra. Las estrellas son los ojos de los dioses que expresan amor a quienes están en la Madre Tierra. Los peces representan abundancia y normalmente están dispuestos en una línea vertical. El pez de fondo representa el pasado y tiene un ojo. Si el pez de arriba, que representa el futuro, no tiene ojo, significa que el tejedor todavía vive.

Te puede interesar:  Hacienda informa sobre ahorros en el servicio de deuda.

El Ojo de Dios, muy frecuente en muchas alfombras, simboliza el poder de ver y comprender lo invisible. El Ojo de Dios está colocado dentro de un diamante. La mitad superior representa el cielo o el paraíso, la mitad inferior es el infierno. Si cubres la mitad inferior del diamante, puedes ver una pirámide y la mitad inferior es un reflejo horizontal de la pirámide que simboliza un espejo que refleja nuestra vida interior. El Ojo de Dios a veces se coloca dentro de un rectángulo que representa la entrada al mundo de los espíritus y un lugar sagrado de espiritualidad.

El tejido zapoteca es un viaje muy espiritual y personal para los tejedores que los conecta con sus antepasados, sus creencias y su ser interior. Como muchos de su generación, Luis se ve a sí mismo como un artista. La generación anterior de tejedores se describe a sí misma como artesanos.

Luis explica su obra de arte: “Hacer una alfombra es muy especial para mí, no solo porque es emocionante ver las combinaciones y diseños que puedes crear y la satisfacción de ver la pieza terminada, sino que también requiere mucha paciencia y tiempo. . Durante el tiempo que tejemos la alfombra nosotros, como tejedores, impregnamos la alfombra de nuestros sentimientos: alegría, tristeza, frustración, enfado. Cuando terminamos una alfombra nos llena de alegría y nos emociona cuando alguien la compra porque no sólo tiene una pieza única hecha a mano, sino que también tiene un pedacito de nuestro sentimiento y de nuestro tiempo”.

Sheryl Losser es una ex ejecutiva de relaciones públicas e investigadora profesional. Pasó 45 años en la política nacional de Estados Unidos. Se mudó a Mazatlán en 2021 y trabaja a tiempo parcial realizando investigaciones y redacciones independientes.

ULTIMA FUENTE

Somos un sitio web de noticias nacionales e internacionales que tiene como objetivo proporcionar información precisa, confiable y actualizada sobre una amplia variedad de temas. Nuestro enfoque principal es brindar a nuestros lectores una visión completa de los acontecimientos más relevantes que ocurren tanto en México como en el resto del mundo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

No cuentas con el permiso para copiar el contenido de la web.