fbpx
Ciencia y Tecnología

La desaparición inexplicable de Dune en el mundo de los videojuegos luego de protagonizar uno de los mejores juegos de la historia: Dune: Spice Wars

Publicada en el año 1965, la novela Dune alzó a Frank Herbert como ganador de los premios Nébula y Hugo, los máximos reconocimientos a las obras literarias de fantasía y ciencia ficción. El éxito de aquellas publicaciones por capítulos en la revista Astounding bajo el nombre de Mundo de Dune y El profeta de Dune fueron el punto de partida de un total de seis libros escritos por su autor principal y un reguero de obras menores que le han sucedido tras su muerte. Dune es una obra de referencia dentro del género de la fantaciencia. Buena muestra de ello son sus múltiples adaptaciones al cómic, la televisión o el cine entre las que destaca la película de culto homónima dirigida por David Lynch en 1984. Los años transcurridos desde su estreno, el particular estilo del cineasta de Missoula y por supuesto también algunos problemas en la postproducción hicieron de esta una película no apta para todos los públicos, ni antes ni hoy en día. Afortunadamente este mastodóntico universo de ciencia ficción volvía recientemente al mundo del cine con la fantástica Dune de Denis Villeneuve, cuya continuación ha retrasado su fecha de estreno al próximo año 2024. Curiosamente y si bien en cine y televisión se ha intentado en numerosas ocasiones adaptar la obra de Frank Herbert, los videojuegos siempre se le han resistido; más si comparamos la producción de los juegos de Dune en comparación con otras grandes marcas como Star Wars o El Señor de los Anillos. Para que te hagas una idea, llevamos más de 20 años sin un título oficial de la saga, aunque por fortuna, esto es algo que cambiará próximamente… ¡y por partida doble!

Los más veteranos seguramente recuerden el primer juego de Dune de Cryo Interactive que llegó en 1992 para MS-DOS y un año más tarde a SEGA CD. Aquel título es toda una rareza en lo que respecta a su género si lo miramos con ojos actuales. Su concepto era una mezcla extraña entre el género de aventuras conversacionales en primera persona y la estrategia que trataba de seguir el argumento de la novela apoyándose fuertemente en la película de David Lynch. De hecho, Dune fue un juego de alto presupuesto para los estándares de la época contando con escenas de la película integradas, así como un completo elenco de voces en inglés que se beneficiaron sobremanera de su paso del formato en disquete a CD. A pesar de contar con algunas pequeñas misiones en las que podíamos viajar entre localizaciones, se trataba de una experiencia lineal con momentos guionizados que determinaban el curso de esta aventura, en la que el mayor componente jugable residía en el apartado de estrategia a tiempo real. El jugador debía de equilibrar su potencia militar con la cosecha de la especia si no quería dar al traste con la partida antes de tiempo.

Te puede interesar:  Spotify lanza una actualización para que los usuarios de iOS en la UE puedan ver información de precios

A pesar de su estructura más o menos cerrada el título contaba con elementos como aumentar la moral de las tropas, ganar puntos de prestigio con diversas facciones como los Fremen u optar por diversas estrategias para encarar la recta final del juego pudiendo enfocarlo en la batalla directa, o iniciar el proceso de terraformación de Arrakis. El mensaje ecológico de la obra literaria de Herbert tiene su reflejo en el juego gracias a esto. Es elección del jugador cambiar el ecosistema del planeta en determinadas regiones lo que, de manera súbita, acabará con la especia y el interés de los Harkonnen por la zona en cuestión o, por el contrario, dejarlo tal cual está respetando la herencia cultural de estas tribus del desierto. Con todos estos ingredientes Dune consigue todavía a día de hoy involucrarte en su trama, haciéndote partícipe de una historia conocida sí, pero que deja al jugador tomar las decisiones fundamentales. El título fue un éxito rotundo y a día de hoy es completamente jugable a través de la emulación. El componente estratégico 4x ha envejecido peor que su componente de aventura conversacional, pero todavía destaca especialmente lo detallado y preciosista de las caras de cada uno de los personajes del título.

Dune II: Battle for Arrakis es un título de especial importancia en este reportaje, no por ser uno de los juegos de mi infancia, ni porque recuerde con nitidez las tardes en casa de mis primos mandando cosechadoras a por especia en aquel mapa que se dividía en los colores azul, rojo y verde de cada una de las casas del juego. El motivo de su relevancia es que este título desarrollado por el mítico estudio Westwood para MS-DOS y Mega Drive fue quien sentó las bases de los juegos de estrategia en tiempo real tal y cómo los conocemos hoy en día. Command and Conquer o Warcraft no hubieran sido lo que fueron sin el germen que supuso Dune II.

Te puede interesar:  El telescopio espacial James Webb revela un ciclo del agua único en el universo.

A diferencia del primer juego, la historia no seguía un guión conocido dentro del canon literario de la saga. Es más, una de las curiosidades de las que no supe nada durante un tiempo ya que Dune II fue mi primer contacto con este universo, es que la tercera facción en liza junto a la casa Atreides y Harkonnen, denominada Ordos, fue creada exclusivamente para el juego. Aunque los Ordos tuvieron más apariciones en entregas posteriores de la saga en el mundo del videojuego, nunca han existido en el universo literario canónico. La forma de jugar era sencilla: cosechar la especia, refinarla y usar los créditos para conseguir unidades militares con las que derrotar a las facciones enemigas. Se puede elegir tomar partido por cualquiera de las tres casas, algo que cambiaba el planteamiento de algunas escenas del juego así como el tipo de unidades que se pueden desarrollar. Dune 2 contaba además con algunos añadidos que lo dotaban de una gran personalidad como la aparición de los gusanos de arena que acababan con nuestras unidades de un plumazo, o el deterioro de las estructuras y edificios debido a la climatología adversa.

Lanzado en 1992 no fue el primer juego de su género pero sí que estuvo a la vanguardia a la hora de simplificar los procesos de construcción, el asentamiento de unidades móviles como edificios, la dependencia de un árbol tecnológico para progresar o la existencia de unidades únicas para cada una de las facciones. Si bien estamos ante un título en el que primaba la estrategia militar, algunas de las superarmas que podíamos generar cuando alcanzábamos la cumbre del desarrollo hacen inevitable mirar de reojo a otro de los temas que trata Dune en sus distintas novelas: el mesianismo. El propio Frank Herbert declaró: “los superhéroes son desastrosos para los humanos. Aunque crearas a un héroe infalible, las cosas que este héroe pondría en marcha podrían caer en manos de mortales errantes. ¿Qué mejor forma de destruir una civilización?”. En esta línea, el arma definitiva de la Casa Atreides en el juego consiste en usar a unidades Fremen para atacar a sus enemigos, algo que, dentro del contexto de la obra literaria, ha llevado a algunos a igualar la figura de Paul Atreides con la de Lawrence de Arabia. Sin embargo, esta apreciación no está libre de cierta controversia siendo la figura del militar británico más la de un converso que la de un mesías como podría ser la figura religiosa de Muad’Dib. Por el contrario de lo que se pudiera pensar Dune II no surge del éxito del primer Dune como videojuego. Todo lo contrario, la editora de ambos juegos, Virgin Interactive, coqueteó durante un tiempo con la cancelación del Dune de Cryo Interactive y decidió

Te puede interesar:  'Reino del Planeta de los Simios' | Anatomía de una escena

ULTIMA FUENTE

Somos un sitio web de noticias nacionales e internacionales que tiene como objetivo proporcionar información precisa, confiable y actualizada sobre una amplia variedad de temas. Nuestro enfoque principal es brindar a nuestros lectores una visión completa de los acontecimientos más relevantes que ocurren tanto en México como en el resto del mundo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

No cuentas con el permiso para copiar el contenido de la web.