fbpx
Ciencia y Tecnología

El fundador de WeWork conserva su fortuna de mil millones de dólares a pesar de la quiebra de la empresa.

Aunque la gestión de WeWork a lo largo de su historia ha demostrado no ser la más eficiente, no se puede decir lo mismo de las finanzas de su fundador Adam Neumann. Pese a las millonarias pérdidas de la empresa que fundó, que la han llevado a la bancarrota, él se mantiene en el selecto grupo de personas con una fortuna de más de 1.000 millones de dólares.

El millonario fundador de la gran promesa del coworking se vio obligado a dimitir y apartarse de la junta directiva de la empresa tras los dudosos movimientos de fondos para cubrir su elevado nivel de vida.

Caída de WeWork desde la barrera. Tras meses de agonía arrastrando problemas financieros, presagio de una muerte anunciada, WeWork finalmente se declaró en bancarrota dejando tras de sí una enorme deuda. Esto no parece importarle al milmillonario fundador ya que serán los inversores de Softbank Group y Vision Fund quienes asumirán gran parte de los 11.500 millones en deudas de WeWork.

“Ha sido un desafío para mí observar desde la barrera cómo WeWork no lograba aprovechar un producto que hoy es más relevante que nunca”, dijo Neumann al conocerse la noticia de la bancarrota de la empresa que creó en 2010.

Adam Neumann y la “economía circular”. Su salida de la compañía en 2019 tuvo varios motivos, pero el principal fue la gestión desleal de su fundador, que compraba edificios de oficina a su nombre, para luego arrendárselos a WeWork y quedarse con la propiedad, los beneficios de WeWork y el del alquiler, tal y como desveló una investigación de The Wall Street Journal.

Te puede interesar:  Scalable Capital, el neobroker europeo, obtiene una inversión de 65 millones de dólares manteniendo una valoración de 1.400 millones de dólares.

Se estima que Adam Neumann ha estado ganando millones de dólares comprando edificios por los que su empresa pagaba una media de 110 millones de dólares al año mientras él era su director ejecutivo. Lo que sale de un bolsillo, entra en el otro multiplicado.

Salir de WeWork fue el mejor negocio de su vida. Tras un desastroso primer intento de WeWork de salir a cotizar en bolsa, los inversores mostraron sus dudas sobre la dirección de la empresa bajo la sospecha de que Neumann había estado pasando gastos personales millonarios a cargo de la empresa y acumulando deuda en sus tarjetas de crédito corporativa. Esa presión le obligó a dimitir de su puesto al frente de la empresa y vender su apreciado jet privado de 60 millones de dólares.

No obstante, la salida del fundador no fue con las manos vacías. Según publicó Bloomberg, Neumann recibió 185 millones de dólares por un acuerdo de no competencia, 106 millones por un pago de conciliación y 578 millones por sus acciones vendidas a SoftBank para su salida a bolsa. Además, el directivo recibió una ampliación de crédito de 432 millones más por parte de SoftBank. En total, la fortuna de Neumann tras su salida de WeWork escaló hasta los 2.300 millones de dólares.

Vida nueva, viejos negocios. Flow es el nuevo proyecto inmobiliario de propiedades residenciales de Adam Neumann, que recientemente recibía una inversión de 350 millones de dólares, y ya está valorada en mil millones de dólares.

Te puede interesar:  Los escritorios elevables, la última tendencia en las oficinas, respaldados por Tim Cook.

Una parte de las propiedades que están en el paquete de Flow ya eran propiedad de su fundador, por lo que el patrón de WeWork con el conflicto de intereses en las inversiones se repite. Según declaraciones de Neumann en una entrevista , “Flow es otra iteración de la misma historia [de WeWork], que es: cuando las personas viven en comunidad, cuando las personas viven juntas, obviamente tienen diferencias. Pero hay un terreno común”.

Tocado por la bancarrota, pero con margen. Tras su salida, Adam Neumann todavía conservaba un porcentaje de las acciones de WeWork, por lo que parte del “dolor de ver caer a la empresa que fundó” viene por la pérdida de valor que implicaba esa caída.

Pese a eso, Fortune estima que, dado que Adam Neumann es propietario de algunos edificios que tenía arrendados a WeWork, el fundador todavía mantiene una fortuna de unos 1.700 millones de dólares.

En Genbeta | WeWork se declara en bancarrota. El Ícaro del coworking que quiso tocar el sol y terminó quemándose las alas

Imagen | TechCrunch

ULTIMA FUENTE

Somos un sitio web de noticias nacionales e internacionales que tiene como objetivo proporcionar información precisa, confiable y actualizada sobre una amplia variedad de temas. Nuestro enfoque principal es brindar a nuestros lectores una visión completa de los acontecimientos más relevantes que ocurren tanto en México como en el resto del mundo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba