fbpx
Ciencia y Tecnología

Un residente de Florida adquiere todas las motocicletas eléctricas de Cake que quedaban en Estados Unidos.

El futuro de Cake, una startup de motocicletas eléctricas en quiebra, todavía es incierto, pero la mayor parte de su inventario en Estados Unidos irá a parar a un tipo en Florida.

Michael Joyce, que dirige una tienda minorista en San Petersburgo llamada Emoto, le dice a que compró todas las motocicletas Cake Makka y Ösa que se enviaron a Estados Unidos, así como accesorios y repuestos. Joyce dice que no compró ninguna de las motocicletas eléctricas Cake Kalk restantes, ya que fueron retiradas del mercado por riesgo de incendio de la batería y problemas con la columna de dirección.

Joyce dice que espera ayudar a mantener viva la marca sueca con la compra. “Lo último que quiero como distribuidor es que el consumidor se quede solo y sin confianza en la marca”, dijo a en una entrevista reciente. Joyce tampoco está haciendo esto sola. Está trabajando con una nueva startup con sede en Detroit llamada Bloom, que almacenará todo el inventario y ayudará a enviar las motocicletas por todo el país, una señal de cómo se está adaptando este rincón de la industria de los vehículos eléctricos.

Cake se declaró en quiebra a principios de febrero después de pasar más de un año intentando recaudar una ronda de financiación de serie C. El fundador y director ejecutivo, Stefan Ytterborn, dijo a que la startup incluso intentó cortejar a empresas como Harley-Davidson y fabricantes de automóviles tradicionales después de que se agotaron las opciones de capital de riesgo, aunque fue en vano.

Joyce dice que la quiebra de Cake fue un shock y también presentó un riesgo, ya que la marca es la única que vende actualmente en Emoto. La compra del inventario le da “de seis a 12” meses de pista, lo que le dará tiempo para terminar de negociar con otras empresas para vender motos eléctricas.

Te puede interesar:  Morena impide discusión sobre las corridas de toros en la Ciudad de México

Joyce confía en poder vender el inventario de Cake después de pasar la mayor parte del último año perfeccionando una buena estrategia de ventas y marketing. Comenzó como un socio distribuidor sencillo y dice que tuvo “momentos difíciles” vendiendo los costosos productos de Cake a principios del año pasado. Pero Joyce dice que finalmente acordó comenzar a llevar los productos de la compañía en consignación, lo que ayudó a llenar el espacio minorista de Emoto y permitió a los clientes potenciales interactuar más con las bicicletas de Cake, impulsando las ventas mensuales a dos dígitos.

“Tener las bicicletas completamente ensambladas frente a ellos con accesorios es una gran diferencia”, dice. “Señalarlo y decir ‘esto puede ser tuyo’ fue algo beneficioso”.

Su mayor preocupación inmediata fue qué hacer con todo el inventario que compró. Joyce dice que estuvo recorriendo almacenes en Florida durante las últimas semanas y tratando de descubrir cómo cumplir con los pedidos de motocicletas cuando entabló conversación con Floraciónuna empresa lanzada el año pasado por los fundadores de las marcas de bicicletas eléctricas Propel y Vela que tiene su sede en el distrito de innovación en movilidad de Detroit conocido como Michigan Central.

El objetivo de Bloom es básicamente quitarle parte del trabajo más duro a las nuevas empresas en el espacio, incluida la oferta de fabricación por contrato, entrega, servicio y otra logística. Es una idea que el cofundador Chris Nolte cree que tendrá aún más resonancia a medida que empresas como Cake o VanMoof sigan luchando por hacerlo todo por sí mismas.

“Con estas marcas, hubo un gran impulso para integrarse verticalmente como lo han hecho algunos de los actores automotrices más importantes”, dijo Nolte en una entrevista con el mes pasado. “Pero la realidad es que nadie tiene la escala adecuada por sí solo y el mercado es demasiado volátil para hacerlo adecuadamente”.

Te puede interesar:  Ya no confío en el amor digital después de probar múltiples apps de citas con inteligencia artificial.

Joyce y Bloom no están listos de inmediato para manejar nuevas ventas; el inventario se está transportando actualmente en camión desde Los Ángeles al almacén de Bloom en Detroit. Una vez que todo llegue, servirá como una de las primeras pruebas de este nuevo modelo de negocio híbrido. Joyce espera encontrar suficiente éxito para convertir a Emoto en una marca que se convierta en una ventanilla única para motocicletas eléctricas, similar a algunos de los mayores distribuidores de deportes motorizados del país.

En el corto plazo, si Cake logra encontrar una manera de reestructurarse y continuar, Joyce dice que quiere seguir siendo socio de esa nueva versión de la empresa.

ULTIMA FUENTE

Somos un sitio web de noticias nacionales e internacionales que tiene como objetivo proporcionar información precisa, confiable y actualizada sobre una amplia variedad de temas. Nuestro enfoque principal es brindar a nuestros lectores una visión completa de los acontecimientos más relevantes que ocurren tanto en México como en el resto del mundo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

No cuentas con el permiso para copiar el contenido de la web.