fbpx
Vida y Estilo

Brooke Shields comparte su historia y busca hacerte reír.

“La mayoría del tiempo, estoy contenta a los medios”.

Esas palabras son de Bob Dylan, y fueron pronunciadas por Brooke Shields la semana pasada, en la noche del debut de su espectáculo con entradas agotadas en el Café Carlyle, el íntimo club de Manhattan donde han accionado Bobby Short, Elaine Stritch y Debbie Harry.

Esto ocurrió cinco meses después de que Shields regresara al centro de atención con La historia de Brooke Shieldsun aclamado documental que retrató los altibajos de una trayectoria que se remonta a la década de 1970 cuando, siendo una niña, la actriz y modelo fue promocionada como un símbolo sexual.

Varias celebridades fueron a verla al recinto, que está a unas cuadras del apartamento en el Upper East Side donde creció. En una mesa cerca del escenario estaban los actores Naomi Watts, Billy Crudup y Laura Dern. Cerca de ahí se encontró Mariska Hargitay, con quien Shields ha trabajado en La ley y el orden: unidad de víctimas especiales. Entre la multitud se encontraron dos hombres que habían realizado espectáculos de cabaré en el Carlyle: Isaac Mizrahi, quien diseñó el vestido holgado de color naranja que lucía Shields, y Alan Cumming.

Ya sea a propósito o por casualidad, Shields, de 58 años, ha reflejado el espíritu de la época a lo largo de sus casi cinco décadas de carrera. En la década de 1970, donde no faltó la lujuria y las drogas en abundancia, Shields protagonizó (a los 11 años) niña bonita, la película de Louis Malle sobre la relación romántica entre un hombre adulto y una niña prostituta. En la década de 1980, afanosa y famosa por campañas antidrogas como la de “Just Say No”, se graduó de la Universidad de Princeton y escribió un libro de autoayuda para adolescentes en el que hablaba de su decisión de permanecer virgen.

En la década siguiente actuó en Broadway (en una nueva versión de vaselina), demostró su talento para las bufonadas en una telecomedia de éxito (De repente, Susan.) y se casó y divorció de una estrella del tenis (Andre Agassi). En 2001 contrajo matrimonio con el guionista de comedia y cineasta Chris Henchy, con quien tuvo dos hijas, y regresó a los escenarios de Broadway con chicago. También encontré tiempo para escribir memorias y conducir un pódcast, “Now What”.

Shields también dijo durante el espectáculo que en algún momento de su variada carrera: “Actué en Sea World. Con Lucille Ball”.

Te puede interesar:  ¿Cuál es la historia detrás del Tesla aplastado por una cabeza olmeca?

Su residencia en el Café Carlyle durará hasta el 23 de septiembre. Están agotadas las entradas para todas las noches. El martes comenzó su actuación con “I think We’re Alone Now”, convirtiendo la canción en un lamento irónico sobre las pocas veces que se ha sentido sola desde que su madre decidió que sería una estrella.

“Prácticamente salí famosa del útero”, dijo durante un interludio hablado. “Me dicen que el doctor pidió una selfie”.

También pasó por períodos en los que su carrera parecía haber terminado: “El otro día”, dijo desde el escenario, “estaba en el aeropuerto y la azafata se me acercó y me dijo: ‘Dios mío, ¡eres Caitlyn Jenner!’” .

En “Fame Is Weird”, una canción que Matthew Sklar y Amanda Green escribieron para el espectáculo, pasó de sus encuentros con el público a sus experiencias con otras celebridades. En la introducción, dijo que había rechazado a Donald Trump cuando la invitó a salir, pero luego reconoció que había accedido a la petición de Elizabeth Taylor de que masticara previamente su chicle.

“Yo lo mastiqué primero, así que salí ganando”, dijo Shields.

También contó cómo algunas de las mujeres más famosas del mundo la trataron con maldad. Cuando conoció a Bette Davis en los Oscar, le dijo: “Hola, soy Brooke Shields”, a lo que la estrella respondió: “Sí, lo eres”. Algo parecido sucedió cuando Ben Stiller la llevó a casa de Madonna, relató Shields. El saludo que recibió de Madonna fue cortante: “Oh, eres tú”.

En muchos sentidos, el show luce como un esfuerzo de Shields por lidiar con la ambivalencia de tener un poco más los pies en la tierra tras los años de su gran estrellato infantil y adolescente. En la segunda parte del espectáculo, se burló y rindió homenaje a su madre, Teri Shields, quien en las décadas de 1970 y 1980 se convirtió en el centro de atención de los recelos de la sociedad sobre la crianza en los estudios de grabación y la Sexualización de los niños en Hollywood.

“Ella ha estado en la prensa casi más que yo”, comentó Shields, “y quizás todos ustedes tengan una opinión sobre ella”.

Después de reconocer que la vida con su madre, quien falleció en 2012, no fue del todo mala.

“Hubo muchas risas y mucha diversión”, dijo. “Hacía cosas muy disparatadas. Veía a un perro atado fuera de una tienda, esperando a que regresara su dueño, y se ponía delante del perro y le decía: ‘No van a volver nunca’. Era muy cruel. Oscuro. Pero muy divertido”.

Te puede interesar:  Autoridades del Instituto Estatal aprueban la salida del PT de la coalición 'Sigamos Haciendo Historia en NL'

También habló del alcoholismo de su madre. “Le pusimos su nombre a un cóctel del bar. En realidad, le pusimos su nombre a varios”, dijo Shields, antes de ponerse seria sobre lo mucho que la echaba de menos. Añadió que una de las razones por las que quería presentarse en el Carlyle era porque a ese lugar la había llevado su madre cuando era joven. “Estaría muy orgullosa”, dijo.

Dicho eso, arrancó con la melancólica “Most of the Time” de Dylan.

Shields, que parecía tener un resfriado, sonó un poco como Bob Dylan en cuanto su garganta empezó a quebrarse. Después empezó a hablar de las tribulaciones de ser esposa de Henchy, quien estaba sentada entre el público, y madre de dos hijas adolescentes, Rowan y Grier. Mientras interpretaba “Count to Ten”, de Tina Dico, se disculpó con un hombre sentado cerca del escenario, a quien le llegaba casi toda su saliva.

Hacia el final, cantó “Faith”, un éxito de 1987 de un conocido suyo, George Michael. Interpretó la letra con convicción, al tiempo que utilizaba la canción para hacer una referencia descarada a las noches en las que se presentaba ante los paparazzi en el papel de novia pública de George Michael y Michael Jackson.

Tras los aplausos, el diseñador de moda Christian Siriano ofreció una crítica sucinta: “Estuvo genial, aunque es obvio que tiene covid”.

Momentos después, Shields salió de su camerino y saludó rápidamente a sus amigos y simpatizantes. Un camarero le preguntó qué le apetecía beber. “Tequila”, respondió, antes de dirigirse a una mesa de la esquina para charlar con un periodista.

Cuando se le comentó lo que pensaba Siriano, contestó: “¡No tengo covid!”. Pero dijo que sí tenía una dolencia respiratoria que la había llevado al hospital unos días antes del espectáculo.

Su profesor de canto le trajo pastillas para la tos. Los publicistas la acechaban. Shields explicó que su espectáculo de cabaré comenzó a tomar forma en primavera. De la mano del guionista y director Nate Patten, así como del director musical Charlie Alterman, Shields dijo que había querido organizar una velada en la que contara su propia historia con sinceridad y, al mismo tiempo, la convirtiera en una fuente de comedia.

Te puede interesar:  Juli Lynne Charlot, fundadora de la falda Poodle, fallece a los 101 años

Shields era consciente de que este era un momento complicado para humanizar a las personas que habían decidido que era apropiado que saliera en una película a los 11 años como alguien cuya virginidad se subastaba. Pero su madre seguía siendo su madre, y la amaba.

“La vida real transcurre en la ambivalencia”, afirmó. “Lo importante de todo esto es que no somos ni una cosa ni la otra. Somos seres humanos, y estamos llenos de inquietud”.

Shields recibió preguntas sobre su experiencia con Trump.

“Estaba haciendo una película a finales de los 90”, dijo. “Mi teléfono sonó y era él. Me dijo: ‘Tú y yo deberíamos salir. Eres la novia consentida de Estados Unidos y yo soy el hombre más rico del mundo. A la gente le encantará’. En ese momento contuve la risa y le dije: ‘Gracias, me siento muy halagada, pero tengo novio y no creo que a él le agrade que lo abandone’. Y él dijo: ‘Bueno, creo que estás cometiendo un gran error’. Le dije: ‘Bueno, me arriesgaré con mi decisión’”.

¿No sabía que George Michael era gay? ¿Y realmente tuvieron una cita?

“Unas cuantas”, dijo. “Fue muy respetuoso con mi virginidad”.

“¡Lee el libro!”, gritó un publicista, refiriéndose a Había una niñala autobiografía de 2014 en la que cuenta la historia.

Shields agregó que, a pesar de que sus relaciones con Michael y Jackson parecían simplemente una farsa, tuvo conexiones reales con ambos.

“Nos divertimos mucho”, dijo. “Yo no era solo un propósito, como una fachada. En realidad fue más que eso. Las conversaciones, los miedos, las discusiones”.

La charla giró luego hacia su pódcast —en el que ha conversado con Stacey Abrams, Rosie O’Donnell, Chelsea Handler y Kris Jenner— ya la única persona que estaba deseando conocer: Britney Spears, quien no ha concedido una entrevista en años.

“Me he esforzado mucho en encontrar una manera de ser la primera en entrevistarla”, dijo Shields. “Y no lo consiguió. Pero soy la única persona que podría hacer justicia a la realidad de la historia. Cualquiera que sea”.

Jacob Bernstein es reportero de la sección Styles. Además de escribir perfiles de diseñadores de moda, artistas y celebridades, se ha centrado gran parte de su atención en temáticas LGBT, la filantropía y el mundo del diseño de muebles. Más de Jacob Bernstein


ULTIMA FUENTE

Somos un sitio web de noticias nacionales e internacionales que tiene como objetivo proporcionar información precisa, confiable y actualizada sobre una amplia variedad de temas. Nuestro enfoque principal es brindar a nuestros lectores una visión completa de los acontecimientos más relevantes que ocurren tanto en México como en el resto del mundo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

No cuentas con el permiso para copiar el contenido de la web.